Como era de esperarse que sucediera, Trevor Carlin ha anunciado que su equipo se unirá a la IndyCar Series con un programa a tiempo completo para dos coches, que serán conducidos por Max Chilton y Charlie Kimball y contarán con motores Chevrolet.

Después de muchos años de éxito en varios campeonatos europeos, Trevor Carlin, propietario del equipo Carlin, decidió iniciar un nuevo proyecto en los Estados Unidos, y el equipo se unió a la Indylights en 2015. Ahora, con tres años de experiencia en campeonatos americanos y un título de Indylights (ganado por Ed Jones en 2016), el equipo británico se va a incorporar a la IndyCar.

Para hacer una buena progresión durante los primeros años del equipo, los pilotos elegidos para unirse a este nuevo proyecto son Max Chilton y Charlie Kimball, ambos con experiencia previa con Carlin en otras categorías y  descartados de Ganassi tras la temporada 2017, cuando el equipo decidió reducir su programa a dos coches.

Chilton, que iniciará su tercera temporada de IndyCar, pilotó para Carlin en 2009 en la F3 británica. Posteriormente regresó al equipo en la GP2 Series, donde tomó parte en las temporadas 2011 y 2012 y ganó dos carreras. En 2015, después de dos temporadas decepcionantes en la Fórmula 1, se unió a la Indylights con Carlin y le dio al equipo su primera victoria en un oval, en Iowa.

En cuanto a Kimball, también fue parte de Carlin en la F3 británica, en 2005. Más tarde pilotó para Victory Engineering, parte de Carlin Motorsport, en la temporada 2007 de la Fórmula Renault 3.5. Su carrera de IndyCar comenzó en 2011 y ahora, después de siete temporadas consecutivas con Chip Ganassi Racing, regresará a Carlin.

Cabe destacar que ambos pilotos, pese al cambio de equipo, mantendrán sus patrocinadores para la próxima temporada: Gallagher para Chilton y Novo Nordisk en el caso de Kimball. La sede del equipo estará ubicada en Delray Beach, en Florida, el mismo lugar donde se ubica el equipo de Indylights. Las dos entradas de equipo, cuyos números aún se desconocen, estarán propulsadas por Chevrolet.

“Estamos encantados de poder por fin anunciar nuestra entrada en la IndyCar Series, el resultado de una ambición a largo plazo del equipo”, ha dicho el propietario del equipo Trevor Carlin. “Ser acompañados en este viaje en nuestra temporada de debut por firmas como Gallagher y Novo Nordisk, y con pilotos con los que ya hemos ganado carreras como Max y Charlie, es más de lo que podríamos haber esperado. De ninguna manera debemos subestimar el desafío y la competencia que se avecina, pero tengo mucha fe en el joven y apasionado equipo que nuestro team manager Colin Hale y yo hemos reunido.”

“Siento que he aprendido mucho y ahora voy a traer eso a Carlin, que nunca han disputado la IndyCar y todavía tienen mucho que aprender en esta serie,” ha comentado Chilton. “Lo bueno y lo que me da mucha alegría y emoción es que Carlin es un equipo que realmente sobresale en campeonatos monomarca, y es indiscutible que la IndyCar estará cerca de serlo el año que viene. Todos disponen básicamente de la misma maquinaria aparte de los motores y creo que aquí es donde Carlin sobresale, así que no puedo esperar para comenzar.”

“Estoy listo para hacer todo lo que podamos para aprender”, ha dicho Kimball. “No podemos ser competitivos en la vuelta 1 de la primera práctica en St. Pete, pero tengo toda la confianza en Trevor Carlin, el equipo, Max, yo mismo, los ingenieros y mecánicos, todo. Trevor sabe cómo ganar carreras. Él ha sido extremadamente exitoso en carreras en todo el mundo – en todo tipo de carreras – durante años. Es la cultura y la mentalidad de que realmente estoy deseando volver a vivir.”

El equipo hará su debut oficial en el GP de St. Petersburg, la ronda inaugural de la temporada 2018 de la IndyCar Series 2018, que se celebrará el 11 de marzo del próximo año.