Marcus Ericsson ha compartido sus primeras sensaciones después de rodar con el monoplaza de Schmidt Peterson Motorsports en el cual ha sentido que ha tenido que hacer más trabajo de piloto que en un Fórmula 1.

El piloto sueco finalizó su andadura en la Fórmula 1 después del GP de Abu Dhabi el pasado mes y ya se ha puesto manos a la obra preparando su debut en 2019 en el SPM, con motor Honda, junto a James Hinchcliffe.

El primer día estuvo observando a los coches de Penske antes de de probar el suyo, y ya pudo comprobar la diferencia entre los dos mundos, Fórmula 1 e IndyCar, siendo la Fórmula 1 más perfecta por su tecnología.

Para Ericsson, llevar el IndyCar fue volver a sus orígenes en el automobilismo y encendió su pasión por el motor de nuevo. No indagó mucho en Fórmula 1, pero dijo que le resultaba más artificial con todos los avances que han tenido en los coches.

“Como piloto, tienes que trabajar al volante mucho más. La F1 siempre empieza desde la perfección, aquí tienes que negociar con el coche que tienes y después perfeccionarlo. Tienes que trabajar más como piloto. Es la mayor diferencia. Nunca antes había visto estos coches en vivo. Fue bueno ver a los otros chicos (refiriéndose a Penske) en pista. El coche parece bueno. He visto muchos clips para prepararme para esto. Estar hoy aquí y ver a Penske ha sido perfecto para mí”.

El piloto sueco también añadió: ” Esto me ha devuelto el sentimiento de porqué me enamoré de este deporte. Fórmula 1 siempre será Fómula 1 pero a veces es un poco artificial en muchos sentidos. Siempre tienes esos sitios perfectos pero eso no es correr. Esto me ha traído de vuelta la pasión por correr.”

Habiendo competido en F1 por mucho tiempo, Ericsson cree que esta experiencia complementará al ya profesional equipo que dispone SPM en los próximos años. “Siento que puedo aportar cosas desde mi experiencia en F1 para mover al equipo hacia delante pero también pienso que el equipo esta en un alto nivel. Estoy impresionado con el camino en el que trabajan y la preparación que tienen previo a un test. Realmente es impresionante.”

En el equipo se impresionaron con Ericsson después de sus primeros test, pese a que admiten que necesita más tiempo de adaptación después del cambio que supone estar en la alta tecnología de F1, pues el IndyCar exige más del piloto como declaró Marcus.

“Estoy totalmente impresionado con su rendimiento en este test”, dijo Taylor Kiel, manager general de SPM. “Es realmente difícil para un piloto ir a un test y no estar pendiente del tiempo por vuelta, solo entrar en el coche, entenderlo, realmente toma tiempo entender los detalles. Como entras en pit-lane, que haces cuando estas dentro y que haces al salir, estas cosas tenemos que preguntárselas cuando esta en pista, pero ha respondido muy rápido a esto.”

“Puede parecer similar a un F1 pero es un animal diferente. No hay dirección asistida, tienes menos carga aerodinámica y la frenada es más complicada en un IndyCar. Hay muchas cosas a las que se tiene que acostumbrar y está trabajando desde hoy para ello. La curva de aprendizaje será dura pero está mentalmente preparado para atacarla desde ya.”

El programa de aprendizaje continuará en y volverá a tener un test en Enero para preparar su primera carrera en Marzo. El mayor reto será aprender como se comporta un coche en óvalos y rendir bien en su primera Indy500.