El presidente de la Toyota Motor Corporation, Akio Toyoda, se ha disculpado con el equipo por el error que se detectó tras la carrera y que hizo descalificar al equipo de la primera y segunda posición que habían logrado en carrera. 

El monoplaza número 8 de Toyota de Sebastien Buemi, Fernando Alonso y Kazuki Nakajima ganaron la carrera en Silverstone, la tercera victoria por delante de su coche hermano, el Toyota #7 de Kamui Kobayashi, Mike Conway y Jose María López.

No obstante, en las revisiones técnicas de los monoplazas tras la carrera, los comisarios decidieron sancionar a ambos Toyota por un grado de flexión lateral del fondo plano mayor a lo permitido. El equipo argumentó que ese error provenía del estado de los pianos de Silverstone, pero los ‘stewards’ decidieron seguir adelante.

La marca japonesa sopesó apelar la decisión, pero al final han acabado aceptando la penalización con el presidente de Toyota disculpándose con el equipo, pilotos y aficionados.

Todos nuestros pilotos llevaron nuestros monoplazas con todas sus fuerzas y la lucha por la victoria fue realmente apasionante, por lo que me siento muy descontento de haber perdido el resultado. Me gustaría disculpar con los seis pilotos, con los que no podríamos haber hecho este coche sin ellos”, comentaba Toyoda.

Por otra banda, me gustaría dar las gracias también a los pilotos por haber dado el máximo y haber luchado hasta el límite, lo cual nos ayuda a mejorar cada vez más y más el coche“.

“Haremos los coches más fuertes para la próxima carrera, por lo que nuestros pilotos podrán dar el máximo de nuevo en Fuji y serán capaces de luchar de nuevo para hacer un doblete y lograr el reto del mundial“.

“En cuanto a los aficionados, gracias por continuar apoyándonos. Espero que tengan una gran carrera en octubre”, concluía Toyoda.

La descalificación ha dejado al LMP1 #3 de Rebellion de Thomas Laurent, Mathias Beche y Gustavo Menezes con la victoria y ahora se colocan a 2 puntos del Toyota de Alonso, líder en la clasificación.