Max Verstappen se mostró verdaderamente ilusionado tras la demostración de velocidad punta de su Red Bull con el nuevo motor Honda en el Gran Premio de Australia. Los dos Red Bull encabezaron la clasificación de máxima velocidad en carrera.

Antes de empezar la temporada 2019 de Formula 1, no estaba claro dónde se situaría Red Bull tras el cambio a motores Honda. Se especulaba en si estaría más cerca de los Mercedes y los Ferrari o si, por el contrario, Renault y Haas se le echarían encima. En el Gran Premio de Australia del pasado fin de semana se demostró que de momento la primera opción se acerca más a la realidad, aunque todavía no se pueden sacar conclusiones definitivas.

En términos de fiabilidad, la unidad de potencia Honda funcionó bien en general sin generar ningún problema importante en ninguno de los cuatro monoplazas a lo largo del fin de semana. Además, en cuanto al rendimiento, el coche demostró poder estar con los mejores y Max Verstappen finalmente logró el primer podio de Honda en la era V6.

El holandés se vio beneficiado por la estrategia de Sebastian Vettel (Ferrari), que trató de desafiar a Lewis Hamilton (Mercedes). Verstappen estaba en el lugar adecuado para aprovechar las circunstancias para obtener ese podio y se sintió particularmente alentado por la velocidad máxima que tenía el Red Bull Honda.

De hecho, Pierre Gasly encabezó la tabla de velocidad punta con 321.9 km / h y Verstappen ocupó segundo lugar a 319.9 km / h, algo que la temporada pasada no lograron hacer en ningún gran premio. Hasta incluso Danill Kvyat, con la escudería la hermana Toro Rosso, fue cuarto, empatado a 319.8 km / h con Lance Stroll (Racing Point), y su compañero Alexander Albon fue noveno con 312.6 km / h, colocando los cuatro coches dentro del Top 10.

Verstappen se mostró muy satisfecho con el rendimiento del motor. “Creo que en términos de velocidad que tuvimos durante toda la carrera, nuevamente fue un muy buen paso adelante respecto al año pasado. Si comparamos las velocidades máximas con los otros dos equipos principales, es para estar contentos. Además, en general, el motor ha funcionado muy bien, sin ningún problema. El tiempo dirá si podemos luchar por el primer puesto, pero en general, estoy muy contento”, explicó.

Es un buen progreso, y hay muchas cosas positivas. Por supuesto, pasar a un Ferrari en la pista no es fácil aquí porque normalmente son muy difíciles de perseguir. Estoy feliz de haberlo logrado con ese movimiento y también de haber podido desafiar a Lewis por el segundo puesto. Empezar la temporada en la tercera posición, siempre es positivio. Las sensaciones fueron muy buenas y hay que seguir trabajando”, añadió.

Para el equipo y especialmente para Honda, también fue un gran alivio poder conseguir su primer podio en la era V6. Lo han estado intentando desde 2015, primero con McLaren y luego con Toro Rosso y nunca tuvieron suerte, pero en la primera carrera con Red Bull han obtenido un gran resultado. Es el primer podio desde el que consiguieron en 2008 con Rubens Barrichello.

Desde Honda, también mostraron su satisfacción. “Un buen comienzo. Terminar terceros en nuestra primera carrera con Red Bull, es realmente alentador. Es la primera vez que Honda está en el podio desde 2008 y la primera vez en esta era de energía híbrida. Nuestro agradecimiento a Max por un pilotaje fantástico y al equipo que lo apoyó con una excelente estrategia. Este es un buen primer paso, pero debemos mejorar incluso más nuestro rendimiento si queremos vencer a nuestros rivales más cercanos”, declaró el responsable de Toyoharu Tanabe.

En cuanto a Toro Rosso, también estamos contentos, especialmente por Daniil que obtuvo el primer punto con la décima posición. Fue un regreso muy positivo para él después de un año lejos de los circuitos. Parece que el coche tiene buen potencial y en general, fue un comienzo positivo, pero no es donde queremos estar“, concluyó un ambicioso Tanabe.