Sebastien Ogier (M-Sport Ford) siente que la presión es para Thierry Neuville (Hyundai Shell Mobis) en el desenlace de la lucha por el título del FIA World Rally Championship de 2018.

Neuville ha sido el líder del WRC desde principio de temporada con Ogier y Ott Tanak (Toyota Gazoo Racing) persiguiéndole durante prácticamente todo el curso. El estonio había conseguido recortar la distancia, pero su mal resultado en el Rally de España lo deja con muy pocas opciones de llevarse el título en Australia.

La segunda plaza que consiguió Ogier en Cataluña le permitió superar por tres puntos a Neuville después de que el belga perdiera su plaza en el podio de forma in extremis en la Power Stage en favor de Elfyn Evans (M-Sport Ford), que le hizo un gran favor a su compañero de equipo.

Neuville empezará segundo el Rally de Australia, dónde el año pasado se proclamó campeón, y Ogier lo hará desde la primera posición. Con esta pequeña desventaja, Ogier considera que la presión es para el belga. “Preferiría empezar segundo. Si tienes los puntos, es lo que toca, pero si tienes que sumarlos es una historia diferente. Él tiene ventaja en la salida, pero la presión es para él. La diferencia entre acabar primero o segundo en Australia no es muy grande. Pero nunca se sabe, puede haber lluvia o condiciones inesperadas”, declaró Ogier.

El piloto francés también valoró el resultado que consiguió en el Rally Catalunya-Costa Daurada este pasado fin de semana. “Eramos conscientes de la dificultad de empezar segundos y más con las condiciones que nos encontramos. Pero nunca nos rendimos y dimos todo lo que teníamos. Siempre es un poco decepcionante cuando la victoria se escapa por un margen tan pequeño, pero tenemos que quedarnos con las cosas positivas. Hemos recuperado el liderato del campeonato. Empezar primeros en Australia será difícil, pero prefiero tener los puntos en la mano”.