El gran final de la séptima temporada de la Fórmula E ha sido uno de los más cerrados, caóticos y emocionantes. Nyck de Vries y Mercedes EQ sellaron el campeonato en un Berlín E – Prix lleno de sorpresas.

La categoría de los eléctricos llegó a Berlín a enfrentar las dos últimas carreras de la temporada con 18 pilotos con posibilidades de ganar el campeonato.

En la ronda 14, la clasificación de pilotos fue sacudida cuando Lucas di Grassi se hizo con la victoria, después de una impresionante actuación que lo puso en contención para el título.

Edoardo Mortara y Mitch Evans completaron el podio y así aumentaron sus posibilidades de hacerse con el primer campeonato mundial de la Fórmula E.

Llegando a la ronda 15, eran aún 13 los pilotos que podían llevarse la corona, aunque Nyck de Vries, Edoardo Mortara, Mitch Evans y Jake Dennis llegaban como los cuatro favoritos.

Sesión de clasificación, ronda 15

Stoffel Vandoorne, quién ya estaba fuera de la lucha por el título, consiguió la última pole position de la temporada, lo cual aumentaba las posibilidades de Mercedes EQ de llevarse el campeonato de Constructores.

Oliver Rowland, otro cuyas aspiraciones al título habían desaparecido, se alineó segundo, acompañando a Vandoorne.

En tercer lugar, venía lo interesante. Mitch Evans fue el contendiente al título mejor clasificado y con esto, en el paddock se comenzó a asumir que el neozelandés se convertiría en el primer campeón mundial de la Fórmula E.

Jake Dennis y Pascal Wehrlein compartieron la quinta línea, alineándose P9 y P10, respectivamente. Ambos pilotos tenían un largo camino por recorrer si querían convertirse en campeón.

Edoardo Mortara empezaría onceavo, Nyck de Vries décimotercero, António Félix da Costa en P15 y Lucas di Grassi hasta el lugar número 17.

Todo indicaba que Mitch Evans podría hacerse con el título y todas las miradas estaban puestas en él.

La lucha por el campeonato seguía bastante viva, y aún faltaba disputar la última cita de la temporada.

http://twitter.com/FIAFormulaE/status/1426886413497286657

Berlín E – Prix, ronda 15

En las entrevistas pre – carrera, los cuatro favoritos (Evans, Dennis, Mortara y de Vries) se decían tranquilos y enfocados.

Estos cuatro pilotos encararían el E – Prix más importante de su carrera hasta el momento. Tenían todo en juego y aprovecharían hasta la última oportunidad para conquistar la corona.

Cuando las luces se apagaron, inició el caos.

Vandoorne y Rowland lograron salir sin mayores problemas. Detrás de ellos, el monoplaza de Evans se negaba a arrancar, lo que terminó rápidamente sus aspiraciones al título.

Pero lo peor llegó después, cuando Edoardo Mortara no logró esquivar al Jaguar y se estrelló en la parte trasera del monoplaza, terminando de igual manera sus posibilidades del campeonato.

Salió la bandera roja y ahora todo parecía indicar que Jake Dennis se podría llevar la corona en su temporada debut. Mientras, Evans y Mortara lograban salir de sus monoplazas sin lesiones, lo cual era lo más importante.

La carrera reiniciaría bajo el safety car, y una vez que éste entró de nuevo al pit lane, el caos se hizo presente una vez más.

Jake Dennis venía detrás de Sebastién Buemi e intentaría aprovechar el slipstream del suizo para pasarlo. Sin embargo, bloqueó neumáticos y se estrelló en las barreras.

Así eran tres de los cuatro favoritos para el título que terminaban su participación en la séptima temporada de la peor manera posible: sin nada que hacer para salvar sus aspiraciones a la corona.

A partir de entonces, el camino empezó a aclararse para Nyck de Vries. El holandés tuvo una excelente actuación y tan solo le bastaba terminar octavo para sellar el campeonato.

Su rival “más cercano” era Pascal Wehrlein, que en ese momento corría sexto, pero que, para ganar el título, necesitaba la victoria, la cual se veía bastante complicada de lograr.

En la punta de la carrera era Norman Nato, otro de los novatos, quien lideraba y se veía encaminado a conseguir su primera victoria en Fórmula E, después de numerosos intentos a lo largo de la temporada.

Se vivió un momento de nervios cuando de Vries, Vandoorne y André Lotterer estuvieron cerca de colisionar. Los dos Mercedes hicieron “sándwich” al piloto de Porsche, haciéndolo perder la cubierta de su neumático delantero izquierdo.

Otro momento que marcó la carrera fue cuando Lucas di Grassi, en su intento de pasar a António Félix da Costa, empujó al portugués a la barrera y terminó su participación.

El campeón defensor no tuvo la temporada a la que esperaba y con solo una victoria, no pudo renovar su título.

Nato cruzó la línea para sellar su primera victoria, con Rowland y Vandoorne acompañándolo en el podio. Lotterer logró terminar cuarto, cerrando una de sus mejores actuaciones en la temporada.

Wehrlein terminó sexto y Sam Bird séptimo, lo que no les bastó para arrebatarle el título a Nyck de Vries, quién cruzó la línea en octavo lugar y se convirtió en campeón mundial por primera vez en tan solo su segunda temporada en la categoría.

http://twitter.com/FIAFormulaE/status/1426920076142383106

Campeonato de Constructores

Mercedes EQ se llevó el título de Constructores en su segunda temporada en la categoría, gracias a la excelente actuación de sus pilotos Stoffel Vandoorne y Nyck de Vries durante toda la campaña.

El equipo alemán comandado por Ian James y Toto Wolff, tuvo una temporada muy consistente y después de 3 victorias y 6 podios, sellaron el título.

Jaguar Racing y los campeones de la temporada pasada DS Techeetah completaron el top 3 en el campeonato a tan solo 4 y 15 puntos de diferencia con Mercedes EQ, respectivamente.

http://twitter.com/MercedesEQFE/status/1426924139521224709

Temporada 8 de la Fórmula E

Con el cierre de un capítulo llega entonces la espera de una nueva temporada y las preparaciones ya están en marcha.

La temporada 8 de la Fórmula E está programada para iniciar los días 28 y 29 de enero en Diriyah, Arabia Saudita. Ésta será la temporada más larga en la historia de la categoría con 16 rondas.

Ahora nos quedan 4 largos meses para el regreso de los eléctricos a la acción, pero sin duda, la espera valdrá la pena.