Resultado no predecible de la clasificación, pero sí al hilo de lo que ya habíamos visto durante el fin de semana, con un Leclerc imperial que ha logrado su primera ‘pole’ en F1 y que sin duda ha dado un golpe en la mesa tras lo que vimos en Australia.

Con una vuelta que ha significado también el récord del circuito, el monegasco ha pulverizado el tiempo de sus rivales, logrando una renta de tres décimas sin olvidar que mañana es la carrera y que ahí es dónde se consiguen los puntos, tal y como ha confesado el propio piloto por radio en una escueta celebración pero que esconde un claro mensaje de lucha por la victoria.

Por detrás del monegasco ha aparecido Vettel, algo difuso durante las anteriores sesiones cronometradas y que eso sí, ha podido frenar a unos Mercedes que parecían esconderse pero no mucho, ya que Hamilton y Bottas (3º-4º), no han parecido ser ninguna amenaza para los ‘rojos’ en ningún momento, aunque su rendimiento se haya multiplicado entre la Q1 y la Q3.

La zona sin duda más compacta ha sido la central, con un Verstappen que ha vuelto a dar la cara de Red Bull contra un Gasly (12º) que sigue sin adaptarse al RB14. Sainz ha sido 7º y Norris 10º, dejando una actuación muy por encima de la esperada para los de Woking, siendo el primer motor Renault de la parrilla y con la clara sensación – si respeta la fiabilidad- de ser luchadores mañana en zona de puntos.

Sorpresa positiva también la de Kimi, que ha colado al Alfa Romeo en Q3, pese a que su compañero, Giovinazzi no ha podido ni superar el primer corte. Muy bien Haas con ambos monoplazas en Q3, a la espera de si Grosjean es sancionado por entorpecer a Norris en la Q1.

Mañana es el día de la verdad, con varias incógnitas encima de la mesa como sobre todo el ritmo que pueda mostrar Mercedes con neumáticos más duros, tras comprobar que el blando y su extrema degradación y abrasión están penalizando mucho a las flechas plateadas. Veremos también si Leclerc puede inaugurar su casillero de victorias.