La F1 ha llegado a Sakhir y de momento Ferrari parece haberle tomado la medida al trazado de Baréin, una cita históricamente adecuada para los italianos y, pese a ser únicamente las primeras pruebas, la imagen de la Scuderia parece haber mejorado bastante.

Sebastian Vettel y Charles Leclerc, tras un amargo debut en Australia, parecen haber mejorado la actuación del SF90 a la espera de la actuación de un Mercedes que sigue en si línea: la del puro escondite. Ferrari parece haber encontrado un interesante equilibrio entre ritmo de clasificación y de carrera, algo que presumiblemente debería aportar un toque mayor de igualdad al que vimos en el GP inaugural.

Mercedes parece algo distante a los ferraristi, pero la imagen es de haber sido una jornada productiva para los de Brackley¸a la espera de las sesiones de mañana, las cuales nos suelen dar una mejor y mayor información sobre el rendimiento de cada equipo en este Gran Premio. Con varias modificaciones respecto a Australia, la principal preocupación de los alemanes parece basarse en el sobrecalentamiento de los neumáticos.

Red Bull parece mantenerse en tercera posición, aunque Hülkenberg, colándose P5 en la segunda sesión¸ ha dejado a un motor Renault por delante de los Honda, aún sin saber bien bien en qué posición veremos mañana a cada equipo. Lo que sí queda claro  es que el  tren central de la parrilla es muy compacto, obviando a Williams, equipo que repite divagación por la pista y que tiene prácticamente imposible superar la Q2.

Veremos mañana, eso sí, cuales son los monoplazas que se ‘cuelan’ en Q3, y es que el abanico de opciones es muy amplio, porque hemos visto a un sólido Sainz 7º en la primera sesión, dejando patente que Mclaren es candidato a acceder a la última ronda eliminatoria, aunque sin tiempo de relajación, porque Haas va muy fuerte y Toro Rosso vuelve a tantear el ‘Top 10’.