Colton Herta triunfa en una carrera histórica en el circuito interior de Indianapolis, Will Power se coloca líder de la IndyCar

La IndyCar ha vivido una de las carreras más locas e imprevisibles de su historia, en el circuito interior de Indianapolis, marcada por la lluvia intermitente que volvió locos a pilotos, estrategas y aficionados, una carrera neutralizada hasta en ocho ocasiones por presencias de banderas amarillas, que vivió una actuación histórica de Colton Herta que ganó saliendo desde la decimocuarta posición.

La meteorología condicionó el día en Indianapolis

La quinta cita del campeonato de IndyCar Series estuvo amenazada desde hacía días por las lluvias y tormentas, en Estados Unidos si se detectan tormentas eléctricas a menos de 8 millas del circuito, no se puede salir a correr, por lo que viendo las previsiones, se decidió adelantar el inicio de la carrera en 38 minutos, que finalmente acabó comenzando a la hora inicial porque se detectó actividad eléctrica a la hora del nuevo comienzo, hasta esto fue caótico.

Al llegar las 15:48 en Indianapolis, la carrera que fue declarada en mojado, pudo comenzar, en una primera vuelta muy movida, donde Patricio O’Ward, que salía quinto la acabó primero, en un inicio mágnifico, pasando a Conor Daly, Josef Newgarden, Álex Palou, y finalmente, al poleman del día, Will Power, que consiguió su pole número 64, quedándose solo a 3 del récord de Mario Andretti.

Tras escasos 3 giros, los pilotos comenzaron a entrar al carril de boxes para poner neumáticos de seco, ya que la pista no estaba completamente mojada, Colton Herta fue el primero en decidir cambiar de neumáticos, siendo una decisión acertada que le permitió subir de posiciones, Patricio O’Ward entró una vuelta después, lo que le hizo perder tanto tiempo con el estadounidense, que este lo alcanzó al final de esa misma cuarta vuelta, realizando previamente una de las mejores salvadas vistas en IndyCar en años, para en la siguiente curva adelantarlo, tras ello, Colton Herta empezó a volar y se vio que sería imparable.

La carrera fue totalmente surrealista

Tras las primeras 6 vueltas de locura, llegó la relativa calma de la carrera, cuando se reanudó tras una bandera amarilla en la vuelta 10, donde Colton Herta comenzó a mandar con mano de hierro, delante de los Arrow McLaren SP de O’Ward, y Felix Rosenqvist, mientras tanto por detrás veíamos luchas entre Takuma Sato y Alexander Rossi que venían en tendencia positiva, la carrera parecía relajarse hasta que hubo un incidente que involucró a Jack Harvey, Rossi y Josef Newgarden, que dejó a este último fuera de combate durante unas vueltas, provocando otra amarilla.

Después de esto, de nuevo apareció una amarilla por un nuevo incidente en la relanzada de la vuelta 21, donde Rinus VeeKay se fue al césped, y fue golpeado por Devlin DeFrancesco, provocando una neutralización que duró hasta la vuelta 24, donde O’Ward en esta ocasión estuvo persiguiendo muy de cerca a Herta, pero no suficiente como para pasarle, pasaron vueltas así hasta que volvieron las paradas sobre las vueltas 32-33 que alteraron poco las cosas, cuando de repente volvió a aparecer una amarilla por una salida de pista de Dalton Kellett, por si fuera poco, aparecieron las primeras gotas de lluvia para convertir la relanzada en una carnicería para los McLaren, ya que O’Ward al intentar pasar a Herta, le golpeó, provocando un trompo y ser golpeado por su compañero Ronseqvist, que se quedó calado con el coche dañado y se fue casi al fondo del grupo, con O’Ward en décima posición.

Antes de la resalida que provocó la quinta amarilla del día, algunos pilotos como Rossi y Palou colocaron los neumáticos de lluvia, en un intento desesperado que les salió por la culata ya que volvió a parar de llover, y en la relanzada de la vuelta 46, ambos pilotos junto a los demás que colocaron dichos neumáticos se fueron totalmente para abajo, mientras otros, como O’Ward con sus secos consiguió remontar en solo 7 vueltas hasta 6 posiciones con varias maniobras espectaculares.

La carrera debía continuar de color amarillo, y en la vuelta 57 volvió la bandera de dicho color tras una salida de Jimmie Johnson, cuando se abrió el pitlane en la vuelta 59, a pesar de que la lluvia aumentaba y la zona de la recta de meta estaba muy mojada, todos entraron y pusieron secos de nuevo y repostaron para llegar hasta el final, para dos vueltas después, volver a entrar todos los pilotos y poner neumáticos de mojado, algunos pilotos como O’Ward y McLaughlin se beneficiaron de esto al mantenerse en secos y subir posiciones, pero de poco les serviría porque McLaughlin hizo un trompo detrás del Pace Car al ir con secos en mojado cuando iba primero, cayó a la quinta posición para la relanzada en la que él provocó otra amarilla al trompear en la primera curva, haciendo que otros pilotos se fuesen por fuera.

A falta de 14 minutos para el final de carrera, O’Ward seguía con secos en una pista totalmente mojada, lo que le hizo trompear también como McLaughlin, detrás del Pace Car, y entrar a boxes para poner neumáticos de lluvia perdiendo todas sus opciones, esto dejó a Colton Herta en primera posición, que empezó a volar en lluvia, haciendo recordar actuaciones de algunas leyendas de las carreras en mojado, sacando seis segundos a Pagenaud, que quedó segundo en solo dos giros.

Antes de finalizar la carrera, cabe destacar algunas remontadas como la de Felix Rosenqvist, que tras estar a mitad de carrera en la cola, acabó sexto, o Marcus Ericsson que llegó a rodar en la posición 25, y Simon Pagenaud que salía en vigésima posición y acabó segundo, esto describe un poco el caos de carrera que fue la de Indianapolis, que acabó con la octava amarilla, con un accidente de Juan Pablo Montoya que iba séptimo a falta de 2 minutos para el final.

Colton Herta brilla más que nadie

En unas condiciones que absolutamente nadie pudo predecir con éxito, Colton Herta firmó una actuación histórica bajo la lluvia, que comenzó con una salvada casi milagrosa, y acabó con un gran ritmo durante toda la carrera y sin errores, en la que él describió que fue la más difícil de su carrera, lo que le hace subir hasta la sexta posición del campeonato con 132 puntos.

Will Power se coloca líder sin hacer ruido

Will Power es un nombre que no hemos nombrado más que al hablar sobre el inicio de carrera, pero que ha conseguido ponerse líder de la IndyCar gracias a una muy meritoria tercera posición, realizando una carrera muy regular, siempre dentro o cerca del Top 5 de cabeza y sin cometer enormes equivocaciones con la estrategia, con el australiano ya son cuatro líderes diferentes este año en IndyCar, que anota la cantidad de 170 puntos, quedando 16 por delante de su compañero, Scott McLaughlin, y también 16 del hombre de Chip Ganassi Racing, Álex Palou.

Día para olvidar para los líderes

Josef Newgarden fue uno de los que acabaron peor de la cabeza del campeonato, cuando en la vuelta 16 tras un toque con Rossi y Harvey, acabó fuera de carrera unas vueltas, volviendo más tarde, pero con varias vueltas perdidas lo que le hizo acabar en la posición número 25, y sin poder sumar unos puntos clave en un circuito que le solía ir bien a su equipo, que tampoco tuvo suerte por el lado de Scott McLaughlin que al equivocarse de elección de neumáticos, cayó hasta la posición número 20, justo por detrás de Patricio O’Ward que venía en un gran estado de forma tras su victoria en el GP de Alabama.

Mal día para Álex Palou

Álex Palou consiguió en el viernes de clasificación una magnífica segunda posición, que consiguió mantener tras el final de la primera vuelta, todos los pilotos pararon en la vuelta 3 o 4 para poner los neumáticos de seco, Palou lo hizo en la vuelta 4, perdiendo algunas posiciones, pero no fue hasta la vuelta 6, cuando llegó el desastre para el español, al sufrir un trompo en el último sector del circuito y calando el coche, lo que condicionó su carrera al estar prácticamente siempre con una vuelta perdida, y nunca acertando con los neumáticos de seco o de lluvia, día para olvidar para el Barcelonés que acaba el día como tercero del campeonato con 154 puntos tras no poder pasar de la decimoctava posición.

Siguiente parada: Las 500 Millas de Indianapolis

La IndyCar volverá por todo lo alto, si es que esto es superable, dentro de dos semanas para una de las carreras más importantes del mundo, las 500 Millas de Indianapolis, que iniciará sus entrenamientos ya este próximo Martes, cuando los equipos hayan adaptado los coches a su configuración de óvalos, y el mismo circuito haya realizado las modificaciones pertinentes, después de la carrera en el circuito interior, el listón está alto, pero es algo que siempre podrá igualar o mejorar las 500 millas de Indianapolis, siendo una de las carreras más emocionantes del mundo, de la que informaremos en Formula Ràpida con su pertinente previa, horarios y crónica.