Will Palmer -hijo y hermano de dos expilotos de F1: Jonathan y Jolyon Palmer- ha anunciado que deja la GP3 para centrarse en una beca universitaria de trabajo, después de que ya estuviera ausente en la última cita de esta competición disputada en Paul Ricard (Francia).

El ganador del McLaren Autosport BRDC Award ha explicado que “he empezado unas prácticas este año y estoy trabajando en Londres desde la semana pasada”. “El problema es que pensé que podría combinar ambas partes de mi vida, pero no ha sido así”.

El piloto británico ha comentado que correr en GP3 requería toda su concentración, “como los demás pilotos hacen”. En este sentido ha añadido que “yo estoy en el trabajo cuatro días a la semana y después tengo el fin de semana de competición. Así no tendría la trayectoría a la que puedo aspirar”.

Palmer está haciendo sus prácticas de administración de inmuebles y aunque la decisión de abandonar la GP3 este año no implique su retirada definitiva del automovilismo, aún no tiene plan para la temporada 2019.

El junior de Renault Christian Lundgaard ocupó el asiento de Palmer en Paul Ricard y para lo que resta de temporada será el piloto de Carlin en la FIA F3 Devlin DeFrancesco quien sustituya al británico.