Tito Rabat ha confirmado que no competirá en el GP de Valencia, pero participará en los test posteriores de MotoGP 2018 en el mismo circuito con Reale Avintia Racing.

Rabat aún se está recuperando de la triple fractura que sufrió durante la sesión de FP4 del GP de Gran Bretaña en Silverstone. En su intento por lograr un retorno competitivo en las carreras, el español ha estado pilotando la Ducati Panigale V4 para probar su fuerza.

Sin embargo, Rabat siente que no podrá viajar en la Desmosedici GP17 durante la carrera final de MotoGP 2018 del próximo fin de semana en Valencia y desde entonces ha decidido regresar solo durante los dos días (20 al 21 de noviembre) en el Circuito Ricardo Tormo.

Rabat pilotará la GP18 en la que los pilotos de fábrica han estado corriendo este año. “He estado trabajando duro durante más de dos meses desde que me lesioné, mi pierna mejora cada día y he podido probar con mi Panigale en un par de circuitos”, dijo.

“He visto que en la moto la pierna no es un problema, pero también he visto que todavía no estoy al 100%, por lo tanto, sería muy peligroso para mí y para los otros pilotos regresar en la carrera de Valencia del próximo fin de semana. Creemos que es la mejor decisión”.

“Pero seguro que lo haré en la prueba el martes con mi nueva Ducati GP18. Veremos cómo me siento y luego seguiremos trabajando para recuperar mi pierna y llegar a la cima antes de la próxima temporada. Esta es la cosa más importante”.

Su compañero de equipo, Xavier Simeon, ha estado pilotando la GP17 de Rabat desde Misano con Christophe Ponsson y Jordi Torres compartiendo la GP16 de Simeon: el primero hizo la primera ronda en Misano mientras que el segundo ha corrido desde Aragón.

Torres, sin embargo, se lesionó la mano en Malasia, lo que arroja dudas sobre su participación en la ronda de Valencia. Para 2019, Avintia es el único equipo que ha completado su alineación con Rabat, como favorito, para continuar junto al nuevo fichaje Karel Abraham.