El Pons Racing decide rescindir el contrato con Héctor Barberá tras dar positivo en un control de alcoholemia en Valencia. Así lo ha anunciado el propio equipo a través de su Twitter oficial y un comunicado que el propio equipo ha emitido.

En un breve comunicado, el equipo del dos veces campeón del mundo de 250cc en 1988 y 1989 lo dejó claro: A raíz de los últimos acontecimientos sucedidos en Valencia con el piloto Héctor Barberá la noche del 07/06/18, hoy 08/06/18 PONS Racing y Héctor Barberá rescinden el contrato de mútuo acuerdo que les unía para la presente temporada 2018.

No obstante, a pesar de esta decisión, el equipo agradece al piloto los servicios “prestados” y le desea mucha suerte en sus próximas etapas. PONS Racing quiere agradecer los servicios prestados de Héctor Barberá y le desea lo mejor en el futuro.

Por su parte, Barberá ha publicado una publicación en su página oficial de Instagram donde daba explicaciones sobre lo ocurrido.

‘Escribo esta nota para aclarar lo sucedido hace dos noches en Valencia. Imagino que todos habéis leído las informaciones periodísticas que han aparecido desde entonces. No voy a entrar demasiado en los detalles. Fui a la fiesta de cumpleaños de un buen amigo y a la salida me paró la Policía Municipal y me hizo un control de alcoholemia. Di positivo, aunque mi actitud fue correcta en todo momento y en el propio informe policial señalaron que mi condición física era buena. Esto no me disculpa, en absoluto. Asumo mi error y acepto las consecuencias. Lo peor es lo que tiene que ver con mi familia, mis amigos y mi pareja, pero también con mi carrera profesional. A partir del próximo Gran Premio de Cataluña no continuaré compitiendo con mi actual estructura. Incluso aquellos que penséis que es merecido, que puede ser, entenderéis que es un momento muy duro para mí. La palabra ‘arrepentimiento’ se queda corta para expresar lo que siento. Me he tomado muy en serio mi paso a Moto2, aunque las cosas no estén saliendo bien. Estoy entrenando más que nunca y trabajando muy duro. Insisto una vez más en que asumo las consecuencias de lo que ha pasado. No voy a dejar de luchar aunque las cosas sean difíciles, y esta será la actitud que voy a seguir manteniendo. Pido disculpas a quien le haya afectado esta situación, y doy las gracias a los que me apoyan en un momento como este’. Héctor Barberá

A post shared by Héctor Barberá (@hectorbarbera8) on

En la entrada “Gracias por el apoyo” el piloto explica que fue a la fiesta de cumpleaños de un amigo suyo y al marcharse, la Policía Municipal lo paró. Mi actitud fue correcta en todo momento y en el propio informe policial señalaron que mi condición física era buena, señala en la explicación. Y, aunque resalta que su intención no es excusarse, reconoce su error. Asumo mi error y acepto las consecuencias.

No obstante, el valenciano sigue explicando que lo más doloroso no es lo que le ha comportado este problema; sino la situación por la que su familia, su entorno está pasado y lo que las consecuencias que le suponen en su carrera profesional. En un aparente sincero arrepentimiento, el ex piloto de Avintia comenta que una vez pasado el Gran Premio de Catalunya abandonará su actual estructura de Moto2.

La palabra ‘arrepentimiento’ se queda corta para expresar lo que siento. Me he tomado muy en serio mi paso a Moto2, aunque las cosas no estén saliendo bien. Estoy entrenando más que nunca y trabajando muy duro.

Por parte de los aficionados, los comentarios responden a todo tipo. Hay quien apoya al valenciano y le da ánimos a pesar de cometer una legalidad. Pero también hay quien le remarca que no se puede perdonar o justificar este incidente de una persona reincidente. Barberá ha dado positivo en dos controles en menos de cinco años. A demás, los antecedentes del piloto no se quedan ahí: en 2013, el español y su pareja protagonizaron una fuerte pelea en Jerez que acabó con demandas mútuas.

De momento no se sabe qué futuro le depara al que será ex piloto de Moto2.