El GP de Italia se celebraba el pasado fin de semana con cierta expectación entre las gradas. Las sanciones a nueve pilotos de la parrilla dejaban una salida bastante atípica: con hombres como Stroll y Ocon en segunda y tercera posición respectivamente, y otros como los Red Bull a media tabla.

¿Qué triste, no? Penalizaciones a diestro y siniestro para cambiar unidades de potencia y cajas de cambio… Y más triste que sean éstas las únicas que nos brinden la opción de ver un Williams y un Force India en primera y segunda línea. Pero esto es, por ahora, la F1. A partir de 2021 se habla de aplicar un reglamento más sencillo para reducir las diferencias. Tendremos que esperar, pues. Volviendo a la carrera recalcaré que la ilusión de ver cosas nuevas duró poco. Ocon y Stroll fueron siendo superados por coches muy superiores y Hamilton lo aprovechó para escapar. No se le vio en ningún momento.

Bottas cumplió con lo que se le pedía. Si cuando se trata de remontar y completar el doblete el finlandés no falla. Ahora, cuando se trata de seguir los aspirantes al título… Tras él, Vettel también hizo el trabajo. Un día que los de Ferrari fallan tanto en clasificación y tienen la suerte de encontrarse con los de delante (los Red Bull) penalizados. Quizá por un momento creímos que Ricciardo podría llegar a luchar por el podio, pero enseguida la razón nos dijo que aquello era un asunto imposible. De todos modos, me quedo con la gran carrera que protagonizó el australiano, y más teniendo en cuenta que el circuito era más apto para los motores Mercedes y Ferrari.

Raikkonen volvió a estar gris, como nos tiene acostumbrados. Tengo que reconocer que en la salida me sorprendió cuando superó a Bottas. La lástima es que el ritmo no acompaña las ganas de velocidad que le surgen de vez en cuando.

Quien no estuvo precisamente gris fue Esteban Ocon. El francés (aunque ceder posiciones que eran inalcanzables) aprovechó la gran oportunidad de salir tercero y terminó sexto llevándose ocho puntos que le servirán para acercarse a Pérez. Los de Force India luchan entre ellos esta temporada y seguro que el francés no quiere dejar escapar la oportunidad de superar todo un veterano como Pérez. A estas alturas es difícil saber quién ganará el duelo, pero tengo la sensación que Ocon tiene más velocidad.

Quien terminó justo detrás del francés, Lance Stroll, se encuentra en la misma situación. Con los puntos del podio de Bakú, Lance ya hace frente al brasileño, quien le está sobrando bastante este año extra. Las dos parejas de compañeros de equipo terminaron pegados en un final de carrera bastante curioso. ¿Superarán los debutantes a los veteranos?

Por último comentar que Verstappen, quien hasta ahora había tenido muy mala suerte, parece que empieza a estar demasiado ansioso por hacer buenas carreras. Un error en las primeras vueltas le dejó sin ninguna opción de imitar la actuación de su compañero. ¿Un cambio de aires le arreglaría su performance?

Hacer Comentario