El futuro de Force India está asegurado por mucho tiempo después de que se hiciera oficial hoy que el consorcio liderado por el empresario canadiense Lawrence Stroll iba a quedarse con el equipo. La entrada de los nuevos propietarios salvará el trabajo de 405 empleados.

Después de que el equipo entrase prácticamente en bancarrota en el fin de semana del GP de Hungría, se hizo el procedimiento de escuchar a los inversores sobre cual eran las ofertas para quedarse la escudería.

Hoy se ha hecho oficial un secreto a voces, un grupo de inversores liderado por Lawrence Stroll ha ganado la puja y se ha hecho con el control de la escudería. El consorcio incluye siete empresarios que quedarán como copropietarios.

Los empresarios son los canadienses Andre Desmarais, Jonathan Dudman de Mónaco Sports and Managment, el líder en empresas del sector de la moda, John Idol, el inversor en telecomunicaciones, John McCaw jr, el experto en finanzas, Michael de Picciotto y Silas Chou, mano derecha de Stroll.

Con el contrato firmado hoy, el equipo sale de la bancarrota con créditos por pagar y con una larga lista de deudas que deben asegurar el futuro de 405 empleados que tiene la escudería.

Otmar Szafnauer, COO de Force India comentaba: “Esta inyección de dinero asegurará el futuro de Force India en Fórmula 1 y mantendrá la posibilidad para los pilotos de competir a la máxima potencia. Estoy feliz de que hayamos logrado el apoyo de este consorcio de inversores que confían en nosotros como equipo y que abrirán las puertas a nuevas inversiones”.

El administrador adjunto Geoff Rowley añadía: “Es valioso que una empresa pueda ser rescatada y devuelta a la solvencia. La calidad de varios interesados era impresionante y requería toda la consideración y cuidado de nuestra administración“.

“Hemos seguido un proceso muy estricto que nos ha ayudado a encontrar una compañía muy fiable que nos asegurará volver a ser solventes. Todos los creditores tendrán su dinero y todos los trabajadores tendrán su futuro asegurado en nuestra compañía“, finalizaba Rowley.