Veamos cuáles han sido los aspectos a destacar de esta segunda clasificación de la temporada de 2018, celebrada en el circuito de Sakhir en el GP de Baréin.

Raikkonen, ¿más cerca de Vettel?

Kimi Raikkonen parece haberse acercado en este inicio de temporada a su compañero de equipo, Sebastian Vettel. Y, aunque hasta ahora el alemán ha conseguido imponerse en la única carrera disputada y en esta última clasificación, el márgen ha sido escaso. Como en los temas siguientes, hará falta esperar a ver qué pasa en la demás carreras para poder decir que Raikkonen es un verdadero aspirante al título. La carrera de mañana es una buena forma de empezar a demostrarlo. Tampoco hay que olvidar que después de más de 10 años de sequía, Ferrari podría frenar una posible lucha interna en sus filas para tener más opciones de cara al mundial de pilotos. ¿O es que no lo ha hecho otras veces?

Gasly da la sorpresa y clasifica 6º

Como ya ha recordado formularapida.net a través de su cuenta de Twitter, desde el GP de Singapur de 2016 un Toro Rosso no conseguía quedar en la 6ª plaza durante unos entrenamientos cronometrados. Se trata pues, de la mejor clasificación de los de Faenza desde hace mucho tiempo. Concretamente el piloto que ha conseguido este resultado ha sido Pierre Gasly, quien ya debutó con la escudería junior de Red Bull durante la temporada pasada.

El caso es que no se puede evitar pensar que este resultado llega en un momento extraño. Después de cambiar los motores Renault por los Honda, la temporada no empezó bien para Toro Rosso en el GP de Australia, donde apenas pudieron asomar la cabeza en posiciones que fueran justo delante de los Alfa Romeo. Esta vez en cambio, Gasly ha termiando 6º y su compañero, Brendon Hartley 11º. Y además en un circuito con largas y exigentes rectas. A parte de ver el rendimiento de los dos pilotos de mañana, harán falta aún más carreras para saber si los motores Honda han mejorado el horrible rendimiento que demostraron durante su etapa en McLaren o, si de lo contrario, este tan solo es un espejismo en una temporada llena de dificultades y averías.

McLaren, ¿un paso atrás?

Si bien es cierto que últimamente todo lo que rodea McLaren y Fernando Alonso roza la ironía y la burla por parte de determinados analistas, hoy los de Woking esperaban más. Una 13ª y una 14ª posición no son suficientes en un circuito que, pese a ser muy exigente con la velocidad punta, ha permitido que tanto los Renault como el Red Bull de Ricciardo fueran mucho más rápido que los McLaren. A pesar de esto, Alonso ha restado importancia a su posición de salida para mañana explicando que “el ritmo de carrera es mejor que el de una vuelta” y que “en Australia tan solo partimos desde dos posiciones más adelante”. Pase lo que pase mañana, la temporada empieza de nuevo en China, donde todos los equipos acostumbran a traer mejoras. Y aunque todos acostumbran a evolucionar, Alonso ha prometido que McLaren dará un paso más en este sentido.

Verstappen no levanta cabeza

Un trompo en plena carrera y ahora un accidente en plena clasificación no parece que sea la mejor forma de empezar una temporada. El piloto holandés de Red Bull parece tener una sobredosis de ansia y de nervios, que le llevan a cometer errores que no parecen propios de un piloto que se encuentra en su cuarta temporada de F1 y que, además, ya es ganador de Grandes Premios. Si a eso le sumamos la madurez y la extrema regularidad de su compañero de equipo, Daniel Ricciardo, este 2018 puede acabar siendo una terrible pesadilla para Max Verstappen. Mañana es un nuevo día para el holandés para poner el contador a cero y empezar a cumplir las expectativas que el mundo de la F1 le puso en su día.

Stroll y Sirotkin, al fondo del pozo

Williams ha pasado de ser el equipo que seguía a Ferrari y a Mercedes y que luchaba de tú a tú con Red Bull, a ser un equipo radicalmente irregular y del cual esta temporada tan solo hemos visto su faceta más deprimente. Puede que a esto no ayude que pilotos tan jóvenes y noveles como Stroll y Sirotkin sean su formación. Los pilotos de Grove se han quedado a nada más y nada menos que a un segundo de poder superar la Q1. La diferencia respecto a los líderes de cabeza ha llegado a los dos segundos y medio. Hace tan solo un año ocupaban plazas de Q3 bastante a menudo. Aunque, como ya hemos dicho, Williams es un equipo muy irregular, nunca había estado tan abajo. Y para más inri, en un circuito que potencia los motores y la velocidad punta, cosas que deberían ayudar al equipo británico, propulsado por Mercedes.