El equipo oficial de Ford Performance en el WRC ha confirmado hoy que Bryan Bouffier será el encargado de pilotar el tercer Ford Fiesta WRC del equipo M-Sport en los Rallyes de Montecarlo y Córcega. 


Bryan Bouffier está de enhorabuena y es que el piloto francés de 39 años volverá al WRC este 2018, lo que significa que será su primera prueba con los nuevos vehículos tras el cambio de reglamento del año pasado. El experimentado piloto en pruebas de asfalto ha sido anunciado como el tercer piloto de Ford M-Sport para las pruebas de Montecarlo y Córcega, por tanto, acompañará a los dos pilotos oficiales del equipo, el campeón Sebastien Ogier y Ott Tänak. 

Bouffier ha disputado en varias ocasiones el Rally de Montecarlo con distintos vehículos, pero sus dos participaciones más destacadas llegaron en 2013, donde logró una quinta plaza con un Citroën DS3 WRC, y en la edición de 2014, en la que marcó su mejor resultado en el WRC gracias a un fabuloso segundo lugar que le otorgó su único podio en la categoría y la victoria en dos scratchs.

Tras ese magnífico resultado de 2014, la trayectoria de Bouffier había ido en declive. En 2015 disputó también las pruebas de Montecarlo y Francia con M-Sport, abandonando en la primera y quedando octavo en la segunda. 2016 tuvo la misma suerte con el Ford Fiesta RS y acabó abandonando la prueba, quedándose sin asiento para la edición pasada de 2017 en la que disputó el Rally en la categoría de plata del WRC2.

Para este 2018, el francés se pondrá al volante de la nueva generación del Ford Fiesta WRC que le ha dado el campeonato de pilotos y marcas a M-Sport. Por ello, la presión en Montecarlo y Francia será máxima, donde se espera que cumpla las expectativas y esté a la altura de sus otros dos compañeros en unas condiciones a las que está experimentado y tiene los conocimientos y el talento suficiente para hacer un buen papel.

Bouffier se ha mostrado muy emocionado ante este reto inesperado que se va a enfrentar este 2018. “Mis noches son mucho más cortas ahora que sé que conduciré uno de estos increíbles coches, y ya he hecho muchos kilómetros con el Ford Fiesta WRC en mis sueños. Honestamente, no pensé que tendría la oportunidad de conducir este vehículo, ni siquiera en los test, así que estoy muy emocionado”.

Además, el francés también ha querido agradecer a M-Sport y a Ford la oportunidad, y espera recompensar al equipo. “Siempre es un gran placer trabajar con Malcolm y el equipo M-Sport, y su increíble éxito en 2017 me hace sentir muy orgulloso de trabajar con ellos nuevamente. Monte y Córcega son dos eventos muy diferentes, pero también son dos de mis favoritos. Son las dos rondas ‘francesas’ de la temporada y siempre es un placer conducir en casa, ¡aún más con este nuevo coche! Mi plan es estar relajado y divertirme. También me gustaría marcar algunos puntos de fabricante para el equipo, ¡eso sería la guinda del pastel!”

Malcom Wilson, jefe principal de M-Sport, ha querido añadir unas palabras sobre la participación de Bouffier en estos dos eventos:

“Es genial tener a Bryan a bordo para el Rally de Montecarlo y el Tour de Corse. Cuando se trata de estos eventos, es justo decir que su experiencia no tiene rival. Estos son dos de los rallyes más especializados en el calendario y las condiciones y las selecciones de neumáticos pueden determinar con frecuencia quién tiene éxito. Con el conocimiento de Bryan, tendremos otra cuerda en nuestro arco mientras buscamos defender nuestros títulos de campeonato”.