El Gran Premio de Mónaco fue el testigo de la mejor carrera de Sebastian Vettel con su nueva escudería hasta el momento. El alemán cruzó la línea en quinto lugar, marcando sus primeros puntos de la temporada.

Han sido años difíciles para Sebastian Vettel. Desde hace dos años el viaje del alemán en Fórmula 1 no ha ido para nada como él, ni nadie, esperaba.

En 2019 solo consiguió una victoria en el Gran Premio de Singapur, mientras que en 2020 ni siquiera se pudo subir al podio, esto por el pésimo rendimiento del monoplaza.

Por si no fuera poco, Ferrari decidió no renovarle contrato al tetracampeón, obligándolo a buscar nuevo equipo para 2021. Aterrizó entonces en Aston Martin, equipo que contaba con un proyecto muy prometedor y un monoplaza con potencial para pelear por poles, podios y victorias, tal como lo demostraron en las últimas carreras de la temporada.

Cuando se anunció la llegada de Sebastian Vettel a Aston Martin, se esperaba que desde el inicio de la temporada se vieran los frutos de la combinación entre la experiencia del campeón más joven de la Fórmula 1 y gran potencial del equipo.

Pero para sorpresa de todos, el AMR21 no resultó ser lo que se pensaba. A pesar de ser básicamente una copia del monoplaza de la temporada anterior, al AMR21 le falta ritmo de carrera y esto se ha traducido en pobres resultados en las primeras cuatro citas de la temporada.

Sin embargo, en el Gran Premio de Mónaco se le vio una cara diferente al equipo, con sus dos pilotos puntuando el domingo.

Sebastian Vettel tuvo un excelente ritmo durante toda la carrera, aprovechándolo al máximo para hacer funcionar una gran estrategia de overcut por parte del equipo para ganar posiciones.

La estrategia le sirvió a la perfección y logró pasar a Pierre Gasly y Lewis Hamilton para llevarse así el quinto puesto a casa y marcar sus primeros puntos de la temporada.

Este es un gran resultado para el equipo y el mismo alemán lo reconoció: «Quinto es por supuesto un gran resultado para nosotros. Tomaremos los puntos y ojalá podamos ser igual de fuertes en Bakú.»

El Gran Premio de Mónaco marcó entonces el regreso de uno de los grandes. Sebastian Vettel demostró que aún tiene mucho que ofrecer y que no debe de ser subestimado.

Evidentemente, aún queda mucho trabajo por hacer en Aston Martin, pero su resultado en el Principado les da un respiro. Además, apenas es la quinta carrera de la temporada y como el mismo Vettel mencionó, es un año largo. Vienen dieciocho rondas más en las que pueden avanzar y en las que el tetracampeón puede volver a brillar.