Hoy hace un año recibíamos la trágica noticia de un accidente de esquí por parte de Michael Schumacher en la estación francesa de Méribel, que le produjo graves lesiones cerebrales y una posterior recuperación que aún se alarga a día de hoy. 


Durante el 29 de diciembre de 2013 nos llegaban de Francia malas noticias. Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo de F1, sufría graves e importantes lesiones cerebrales al impactar contra una piedra mientras practicaba esquí con su familia en la estación francesa de Méribel. El alemán era ingresado de urgencia al Hospital General de Grenoble, donde los doctores le tuvieron que practicar dos importantes operaciones en la cabeza en apenas 48 horas después del accidente.

Tras esos días de incertidumbre, donde el Káiser luchó como nunca por sobrevivir, la prensa se volcó en saber el estado de salud del heptacampeón, aglomerándose en Grenoble para saber noticias de última hora. Y ya después unos días intensos, con muchas filtraciones interesadas, rumores falsos y pocos detalles por parte de los médicos y la familia, finalmente se decidió no decir nada más, y un año después, la incertidumbre sigue envolviendo a todo el mundo del motor sobre el posible estado en que se encuentra Schumacher.

Cabe recordar que los médicos le dejaron en estado de coma inducido, y no fue hasta abril que volvió a abrir los ojos, estando en junio ya totalmente despierto, como se pudo saber. Además, en septiembre, tal y como indicó la familia en un comunicado, el Káiser fue trasladado a su casa de Suiza para seguir su recuperación rodeado de médicos y de sus familiares más cercanos. Desde entonces, pocos detalles han salido al respecto, excepto unas misteriosas declaraciones del ex piloto de Formula 1, Philippe Streiff, hace un mes y medio: “Schumacher está mejor, pero todo es relativo. Es muy difícil de concretar porque no puede hablar. Ahora mismo se encuentra en una silla de ruedas, paralizado por problemas de memoria y de habla”.

Dichas palabras han sido hoy mismo desmentidas por la representante de Schumacher, Sabine Kehm, quién ha expresado su decepción de esta forma: “Sólo puedo asombrarme con estas declaraciones de Philippe Streiff. Desde luego, no tiene contacto con el profesor Saillant o con Corinna. Y además entre el Sr. Streiff y Michael, tampoco ha habido nunca una amistad”.

Así pues, por ahora no podemos saber del todo seguro como se encuentra el heptacampeón, que sigue luchando por recuperar su forma de vida que dejó atrás hace hoy exactamente un año con ese trágico accidente de esquí. Schumacher ha mejorado notablemente su estado en estos últimos meses, tal y como ya se comunicó anteriormente, pero habrá que esperar, quien sabe cuanto, para saber más noticias y más concretas acerca de esta leyenda del automovilismo mundial. Desde este portal seguimos dando mucha fuerza al Káiser por su recuperación y a Jules Bianchi, que no nos olvidamos y sigue luchando por su vida.