Red Bull Racing ha presentado su coche con un renovador diseño para la temporada 2019 de Formula 1 en un shakedown en el circuito de Silverstone. Por primera vez desde la creación del equipo, el monoplaza está impulsado por un motor Honda.

Red Bull terminó una larga relación de amor y odio con Renault al final de la temporada 2018. El equipo austríaco decidió unirse a Honda para que sea su proveedor de motores a partir de la temporada 2019. En virtud del acuerdo, los japoneses se convierten en el proveedor exclusivo de Red Bull y de su afiliado Toro Rosso.

Tanto Red Bull como Toro Rosso trabarán conjuntamente a partir de esta temporada con Honda e intercambiarán información continuamente para adaptarse lo más rápido posible al nuevo motor. El nuevo coche RB15 con motor Honda se ha dado a conocer por primera vez al público en una prueba de demostración en el circuito de Silverstone.

Red Bull ha dejado boquiabierto a todo el mundo del automovilismo con el diseño del coche de la temporada 2019. Se esperaba una decoración continuista con la línea de la escudería y de su patrocinador y propietario, pero nada más lejos de la realidad. Un azul muy oscuro y un intenso rojo irrumpen en el nuevo monoplaza, que rompe con el patrón de colores habitual del equipo en las últimas temporadas.

El equipo terminó tercero detrás de Mercedes y Ferrari en 2018 y estuvo muy por encima de Renault, cuarto clasificado. Con el cambio a motores Honda, el equipo espera acortar la distancia con los dos equipos de referencia aunque todavía es una incógnita hasta qué punto serán competitivos en 2019.