Tras las dos semanas de test en Barcelona y a siete días de que empiecen a rodar los monoplazas en el circuito de Melbourne para el que será el primer Gran Premio de la temporada 2019 de Fórmula 1 nos mojamos y hacemos nuestra predicción sobre la clasificación general. Como se suele decir, cualquier parecido con la realidad será pura coincidencia.

Aún con las decepciones de 2017 y 2018, Sebastian Vettel se presenta como el principal candidato al título. El alemán deberá gestionar una temporada con una presión enorme, será un ultimátum continuo. Aún así el favoritismo es de Vettel, y la razón está en el la creciente diferencia entre el Ferrari y el Mercedes. Si en 2017 Ferrari se acercó mucho a Mercedes y en 2018 ya fue mejor coche, la tendencia (a juzgar por la consistencia y velocidad mostrada en los test) se mantiene, y este año parece que Mercedes va a sufrir para aguantar la estela de Ferrari.

Entonces, porque Vettel y no Leclerc? No es cuestión de jerarquía, Ferrari parece tener claro que necesita 2 pilotos ganadores para poder con Mercedes. La razón principal que decantaría la balanza es precisamente esto, el trabajo de Leclerc será luchar por conseguir victorias puntuales más que mantenerse siempre en el podio, especialmente cuando Vettel no tenga el día, para que así no sea Hamilton quien se lleve los 25 puntos. Si contamos además con la juventud de Leclerc, la regularidad no parece el objetivo que tiene Ferrari para el monegasco. Por esta razón, que Leclerc logre siquiera el subcampeonato es más un deseo que algo que preocupe especialmente a Ferrari, que piensa en el joven talento como un campeón de futuro.

A todo esto donde queda el campeón vigente? Pues probablemente en segunda posición. El Mercedes aunque ha ido un poco a mejor a lo largo de los test, ya no da esa confianza de hace un par de años y se les ve yendo a remolque. Sabemos que Hamilton al final es capaz de sacar 2 o incluso 3 décimas de ninguna parte cuando está en Hammer time, pero también vimos la temporada pasada lo mucho que puede sufrir si no está a gusto en pista. Si Hamilton terminará cerca de Vettel o mirando a Leclerc por el retrovisor dependerá de la capacidad de evolución de Mercedes, pero también de como Ferrari traduce su superioridad en el papel en dominio en pista.

A partir de aquí, para la cuarta posición se abren 2 incógnitas, el nivel de Bottas y la velocidad del motor Honda de Red Bull. el finlandés fue la gran decepción individual del año 2018, especialmente al final, donde perdió no solo la 3ª posición con Raïkkönen, también la 4ª con Verstappen, para terminar 5º siendo el único piloto de los 6 primeros que no obtuvo ninguna victoria. Probablemente, Bottas esté delante de su oportunidad final con Mercedes, que tiene a Esteban Ocon en reserva (aunque un cambio a mitad de temporada es prácticamente descartable). De como gestione su situación dependen sus opciones de salvar el orgullo y quien sabe si el asiento.

Al acecho estará Max Verstappen, que aunque ya sabe que va a tener que penalizar por cambios de motor extra, va a tratar de aprovechar sus opciones cuando no lo haga. El motor Honda aún con la certeza de que va a necesitar más de 4 motores para terminar el campeonato, se ha mostrado con buena velocidad y consistencia, algo mejor que el motor Renault del año pasado, con el que Red Bull sufrió bastante. Veremos como se adapta el monoplaza a la nueva unidad de potencia y que beneficios aporta el hecho de dejar de ser el cliente de un rival para ser el equipo principal de Honda.

Para Gasly va a tener todavía más importancia el rendimiento del motor Honda, de ello dependerá si su objetivo es subirse al podio de vez en cuando o si por el contrario tiene que pasarse las carreras mirando a los retrovisores esperando que no aparezcan los equipos más en forma de la clase media.

Parece que la lucha por ser el mejor de la clase media va a ser entre dos antiguos miembros del top 6, Ricciardo y Räikkönen, que van a medir sus mejorados coches con el objetivo de mirar más de cerca a los de arriba y ansiosos por pescar quien sabe si algún podio en caso de que Red Bull no encuentre el ritmo. Renault, pese a un inicio titubeante, parece ser el equipo con más capacidad de evolución, mientras que habrá que ver como responde Alfa Romeo a la inyección de tecnología y capital que le ha supuesto convertirse en el equipo B de Ferrari.

Justo detrás empieza a hacerse difícil ordenar a los pilotos. Hülkenberg tiene más presión que Giovinazzi para demostrar su capacidad de mantener el ritmo de su compañero, pero Haas se presenta de nuevo con un coche eficiente y equipado con el motor Ferrari, que si bien es probable que sufra a final de temporada para mantener el ritmo en la evolución del monoplaza, tiene coche y pilotos para inquietar hasta a Red Bull en un circuito propicio. Como este artículo trata de mojarse, vamos a situar a Hülkenberg y Grosjean (que tras una temporada 2018 desastrosa está obligado a demostrar su talento para mantener el asiento), por delante de Magnussen y Después Giovinazzi, más pendiente de los de atrás que del danés.

El tercer grupo estará liderado por McLaren, que a priori parece el que está más cerca de puntuar, este trabajo recae sobre Carlos Sainz, que deberá aportar regularidad a la espera de los destellos de talento de Lando Norris. El español tendrá en Pérez a su mayor rival por la 13ª posición del campeonato, que podría muy bien convertirse en lucha por la 12ª si Giovinazzi se queda rezagado.

Después del dúo latino, otro grupo de difícil predicción, el de Norris, Stroll, Albon y Kvyat. Hay muchas incógnitas juntas, el rendimiento del Toro Rosso con Honda, el manejo de Stroll con el Racing Point y los años de novato de Norris y Albon. En esta previsión situaremos a Albon por delante, seguido de Norris y Stroll, con Kvyat justo detrás, pero las distancias serán mínimas.

Ya para acabar, los dos Williams, a los que espera una temporada dura, terminando en el fondo casi cada carrera que deberá esperar a circuitos rápidos y carreras caóticas si quiere rascar algún punto. George Russell parece la principal opción para conseguirlo, mientras las dudas sobre Kubica siguen sin desaparecer.

Así quedaría nuestra previsión:

1- Sebastian Vettel

2- Lewis Hamilton

3- Charles Leclerc

4-Valtteri Bottas

“- Max Verstappen

6- Pierre Gasly

7- Kimi Räikkonen

“- Daniel Ricciardo

9- Nico Hülkenberg

“- Romain Grosjean

11- Kevin Magnussen

12- Antonio Giovinazzi

13- Carlos Sainz

“- Sergio Pérez

15- Alexander Albon

“- Lando Norris

“- Lance Stroll

“- Daniil Kvyat

19- George Russell

20- Robert Kubica

Al final de la temporada sacaremos esta previsión y veremos de cuánto nos hemos equivocado.