El GP de Gran Bretaña de Fórmula 1 vio una de las luchas más duras del campeonato entre Mercedes, Ferrari y Red Bull

Tras el tempranero accidente de Lewis Hamilton en Silverstone, el británico comentó que notaba el monoplaza algo inestable a causa del accidente, pero los ingenieros comentaban que según la telemetría, el coche estaba en perfectas condiciones.

Tras analizarlo después de la carrera, se reveló que cuando el aire sucio de otro monoplaza influía en el Mercedes de Hamilton, el coche no mantenía un buen balance, por lo que le era muy difícil seguir a cualquier monoplaza. En aire limpio, el británico comentó que el coche iba mejor.

Al mismo tiempo, el Ferrari de Kimi Raikkonen tuvo uno de los duelos de la temporada con el holandés Max Verstappen. El finlandés y el de Red Bull lucharon incluso por los límites de la pista para hacerse con la cuarta plaza.

A ‘posteriori‘, el de Ferrari declaró que estaba teniendo problemas parecidos al de Hamilton. El finlandés sufría demasiado para seguir la estela de los coches de delante, pero sobretodo se quejaba de los Red Bull, el coche no daba una buena respuesta a esa situación. “El inicio de la carrera estuvo lejos de ser ideal. Bloqueé el neumático y choqué con la goma derecha trasera de Lewis” argumentaba Raikkonen.

Cada vez que me acercaba a ellos por detrás, me era muy difícil seguirlos, más que a cualquier otro coche“, añadía el piloto.

“Creo que el Mercedes era algo más sencillo de seguir. Afectaba en menor grado a mi monoplaza. Fue una lucha dura y difícil, pero fue cuestión de buscar el momento justo y aprovechar para dar el ataque”.

Se conocía que Mercedes tenía problemas para seguir la estela de los otros monoplazas, pero lo de Ferrari fue una sorpresa, parecía que el bólido de la ‘scuderia’ funcionaba correctamente. Fórmula Rápida ha preguntado a dos de los expertos en la materia.

Aquí está la explicación de por qué Raikkonen sufría más siguiendo la trazada de Red Bull que no el de otro monoplaza en Silverstone:

Matthew Somerfield cree:

“Aerodinámicamente, Mercedes y Red Bull son muy diferentes. Obviamente, Red Bull corre con un ‘rake’ mayor al de Mercedes. Esa gran diferencia afecta al monoplaza de atrás, pero no al nivel de ser perjudicial”.

“Supongo que cuando Raikkonen sufría más era en las curvas donde el RB14 está perfectamente balanceado y crea un pico mayor de fuerza aerodinámica. El perfil de cada monoplaza es diferente y no importa con quién luches que las diferencias van a ser notables. La gran baza de Red Bull fue que su capacidad para crear ‘downforce’ conjuntado con la buena tracción del monoplaza hacía imposible para el rival acercarse a la salida del giro y por lo tanto se quedaban sin opciones de adelantar en la recta. El coche perfecto para el circuito adecuado”.

Will Tyson defiende:

“Cada coche tiene un perfil diferente, pero el de Red Bull contempla un ángulo de ‘rake’ especialmente diferente al resto. Eso crea unas mayores turbulencias en el aire que si interfieren en el coche de atrás pueden ser más perjudiciales”.

“En definitiva, probablemente Red Bull haya trabajado mejor la relación del monoplaza con el aire y eso le dio un mejor chasis para la carrera”.