El piloto de Racing Point Force India, Esteban Ocon y Kevin Magnussen, de Haas, se rozaron con los neumáticos al inicio del Gran Premio de Rusia en Sochi, acción que no fue captada por las cámaras.

El danés comenzó junto a Ocon en la fila tres y tuvo la línea interior hasta la primera curva. Los dos se acercaron y acabaron tocándose con los neumáticos, según explica el piloto francés de Force India. En esta acción Magnussen mantuvo su posición en la carrera.

Continuaron luchando durante algunas vueltas hasta que Charles Leclerc de Sauber encontró un camino para pasar a los dos pilotos y ponerse en la quinta posición. Pero la pelea entre Magnussen y Ocon continuó por la sexta plaza con la participación de Sergio Pérez que se unió.

Sin embargo, el piloto de Haas logró defenderse bien. Hubo un momento en el que Ocon estuvo a punto de pasarle, pero Magnussen le cerró el paso rápidamente. Los Force India trataron de intercambiar las posiciones entre Ocon y Pérez pero no lograban bajar la desventaja a menos de 1.4 segundos para poder adelantar.

“Fue un comienzo difícil”, dijo Ocon. “Kevin y yo nos rozamos un poco con los neumáticos, pero eso es una carrera, es el estilo agresivo de Kevin como siempre. Hizo un buen trabajo manteniéndonos atrás para ser honestos porque teníamos más ritmo.”

“Pude usar el DRS pero no en el momento correcto, fuimos mucho más rápidos durante tres cuartos de vuelta, pero no en las curvas al final, así es como es. Perdí un lugar, Charles me pasó por eso y fue una sensación terrible porque estaba atrapado.”

“Tuvimos un gran ritmo, así que es una pena. Lo intentamos todo para pasar a Kevin, incluso intercambiando las posiciones que no funcionó. Me las arreglé para obtener una oportunidad más, pero él estaba demasiado lejos, así que tenemos que revisar lo que podríamos haber hecho de manera diferente”.

Sin embargo, Magnussen estaba feliz de haber podido mantener detrás a los Force India y es lo máximo que pudo haber hecho, admitiendo que el ritmo del equipo británico era mejor que el del estadounidense.

Copyright: Reuters