Matheus Leist ha liderado el primer día de test en Phoenix. El joven brasileño ha sido el más rápido en el primer día de pruebas en óvalo, superando por poco a su compatriota Pietro Fittipaldi. En esta sesión de rookie en la que han participado ocho pilotos, también se han hecho las primeras pruebas de la nueva protección ‘aeroscreen’ en el monoplaza de Scott Dixon. 


La Verizon IndyCar Series sigue haciendo pruebas invernales a solo un mes vista de la inauguración de la temporada en las calles de St. Petersburg. Este fin de semana los pilotos visitan el óvalo de Phoenix, donde hoy se ha disputado la primera sesión de test para los rookies que afrontarán su debut este año. Además, a parte de algún que otro piloto que se ha sumado a los entrenamientos, Scott Dixon ha hecho los primeros kilómetros con el nuevo aeroscreen que está probando la organización para proteger el cockpit de los monoplazas.

En términos de tiempos, el piloto más rápido del día ha sido el joven talentoso Matheus Leist. El piloto AJ Foyt ha marcado un registro de 19.9700s (184.236mph) en el óvalo, mostrándose muy veloz durante toda el día. “Cada vez que toco la pista me siento más cómodo en el cockpit, con los neumáticos y con todo. Las primeras impresiones fueron bastante buenas. Fue mi primer test aquí también, así que solo me divertí y aprendí cuáles son las mejores líneas para correr”, comentó Leist a la página oficial de la IndyCar tras bajarse del monoplazas al final del día.

Su compatriota, Pietro Fittipaldi, a poco más de una décima finalizó en segunda posición. Fue el primer test como piloto oficial de Dale Coyne tras el anuncio que se realizó el pasado miércoles. Además, primer contacto también en una pista óvalo, por lo que las sensaciones fueron buenas pero con impresión. “Hoy se trataba de ponerse al día y acostumbrarse a los óvalos. Las paredes aparecen muy rápido. Tuvimos un buen ritmo al final, pero al final del día se trataba de encontrar el límite en los neumáticos nuevos y eso es lo que vamos a llevar a cabo mañana”, concluyó el brasileño de 21 años.

El tercer mejor crono del día fue para Spencer Pigot, quién también participó en el test por no haber corrido aquí el año pasado. Detrás, el canadiense Robert Wickens fue cuarto, seguido por el Andretti Autosport de Zach Veach y el Juncos Racing de Kyle Kaiser. En la jornada también pisaron pista tanto Marco Andretti como Gabby Chaves a hacer otras pruebas.

El aeroscreen probado por Scott Dixon en Phoenix. (Foto: Verizon IndyCar Series)

Pero el hecho más destacado del día fue la participación de Scott Dixon. El neozelandés, por petición de la propia organización, completó una primera jornada de test al volante de su Chip Ganassi pero con una peculiaridad, el aeroscreen que llevaba puesto en el cockpit. Dixon probó la nueva semi cúpula propuesta por la categoría americana como solución a la seguridad de la zona central del coche, y las sensaciones fueron buenas pero aún con varios detalles que seguir estudiando en el futuro. La idea es implantarla la próxima temporada, siguiendo los pasos del halo en la F1, pero de una forma más estética que la categoría reina del motorsport.

“Es un poco diferente mirar a través de algo que es tan grueso, pero pensé que sería peor con la distorsión. Corrimos un poco más tarde para ver cómo era el impacto del sol, y luego de nuevo por la noche. Lo más extraño es lo tranquilo que es. No tiene problemas, el coche se siente muy suave, se siente como si estuviera en un coche de lujo bien amortiguado. Necesitamos un poco de refrigeración, porque no se obtiene nada de aire a través del coche. Aún hay cosas que podemos hacer mejor”, subrayó el cuatro veces campeón de la IndyCar, Scott Dixon, tras completar estas primeras vueltas con el nuevo elemento de seguridad.

El viernes y el sábado se completarán dos días más de pruebas en Phoenix, donde participaran hasta 23 pilotos, siendo la última oportunidad para correr de forma abierta antes del inicio de campeonato en Florida el próximo 11 de marzo.