El líder del mundial de MotoGP, Marc Márquez, se presenta en Assen con un cómodo abanico de puntos (27) sobre Valentino Rossi; lo que le otorga una relativa tranquilidad para poder disputar la octava prueba del mundial de motociclismo en La Caterdral. No obstante, este pequeño colchón que, aún si no puntuara en la carrera lo seguiría manteniendo líder, el mayor de los Márquez no da nada por hecho ni se confía de la situación. El de Cervera considera que todavía es pronto para considerarse campeón porqué hay varios pilotos dispuestos y con posibilidades por la lucha del título de campeón del mundo.

Es bueno llegar con algo de ventaja en el campeonato, pero todavía es muy pronto en la temporada. Hay varios pilotos con posibilidades de luchar por el título, así que debemos seguir trabajando e intentar conseguir el mejor resultado que la situación nos permita.

El de Honda afirma llegar a Holanda con buenas sensaciones, ya que los resultados más o menos lo han acompañado en el transcurso de la temporada, y con ilusión por competir en un trazado que le gusta donde la afición es muy entregada. Y es que no es de extrañar. Aunque no siempre en el primer peldaño del “top 3”, Márquez ha logrado entrar en los tres primeros campeones ocho años seguidos. En 2010, 2011, 2012 y en 2014 se hizo con la victoria absoluta del Motul TT Assen.

Hasta ahora hemos estado a un buen nivel más o menos en todas partes y conseguimos buenos resultados en circuitos distintos, así que también tenemos buenas sensaciones al ir a Assen. Me gusta la pista, la ‘Catedral’ del motociclismo, y los aficionados siempre son muy apasionados.

El Motul TT Assen se presenta con una situación emocionante: Márquez necesita ampliar su ventaja en el campeonato para compensar circuitos “Yamaha“, pero Rossi quiere mantener el título de campeón en el trazado. Solo una victoria del italiano y un cero del catalán darían una vuelta de tuerca al planteamiento del mundial; aunque Márquez seguiría siendo líder.