Los principales pilotos y equipos de Formula 1 han declarado que están dispuestos a luchar por el punto extra de la vuelta rápida como hicieron en el Gran Premio de Australia durante todo el año. Esta recompensa podría acabar siendo determinante en la lucha por el título al final de temporada.

La Formula 1, de la mano de la FIA, decidió a última hora poner en práctica un añadido de al sistema de puntuación de esta temporada. Como vimos este fin de semana en el Gran Premio de Australia, los pilotos que consigan la vuelta más rápida en carrera y que acaben dentro del Top 10 serán recompensados ​​con un punto de bonificación, una regla que ya forma parte de otras competiciones como la Formula E.

Pese a que supone una gran novedad, este sistema de puntuación no es nuevo en la Formula 1, ya que ya se utilizó entre 1950 y 1959. Han tardado muchos años en recuperarlo, pero este fin de semana el desenlace de la primera carrera de la temporada en Australia demostró que los pilotos van a luchar por conseguirlo.

Valtteri Bottas (Mercedes), el piloto que se llevó la victoria tras dominar con autoridad durante prácticamente toda la carrera, luchó en las últimas vueltas con Max Verstappen (Red Bull Racing) para obtener el punto extra. Bottas lo tenía en su dominio hasta la vuelta 54, cuando Verstappen consiguió arrebatárselo.

En ese momento, Mercedes le pidió por radio a Bottas que tuviera la cabeza fría y que no pusiera en riesgo la victoria que ya prácticamente tenía en el bolsillo. Aún así, el finlandés hizo caso omiso y en la penúltima vuelta marcó un tiempo de 1:25.580, siendo el único capaz de bajar del 1:25 durante toda la carrera. El escudero de Hamilton se apuntó los 26 puntos y es el primer líder del mundial.

Preguntado por esta cuestión, Bottas reconoció que desobedeció la llamada del equipo para ir a por la vuelta rápida. “26 es mejor que 25. Obviamente, es un punto y si consigues tres de esos o incluso más, te va a permitir tener una gran diferencia al final del año. Un punto puede ser determinante. El riesgo se debe calcular según las circunstancias, pero en Australia valía la pena“, explicó el piloto de Mercedes.

Bottas logró hacerlo en los neumáticos usados, pero en las próximas carreras es probable que algunos pilotos intenten conseguirlo haciendo una parada tardía para poner neumáticos nuevos blandos si no tienen opciones de subir posiciones en la clasificación según las diferencias que se hayan marcado.

En este sentido, Verstappen estuvo de acuerdo con Bottas. El holandés, al que se le escapó la vuelta rápida al final de la carrera, también le dio mucha importancia a este punto extra. “Son 21 puntos y vamos a luchar por ellos. Obviamente que al final del día es más importante anotar 25 o 18, 15, 10 y si intentamos ir por uno más y luego sale mal, no vale la pena. Pero, de todos modos, creo que en algunas situaciones como la de Australia fue cuando estaba tratando de presionar a Hamilton cuando hice la vuelta rápida”, explicó el holandés

Mientras Mercedes y Red Bull se disputaban esta vuelta rápida, Ferrari tuvo probablemente la mejor oportunidad de llevárselo con Charles Leclerc. El monegasco era quinto y tenía distancia suficiente con Kevin Magnussen (Haas), sexto clasificado, como para entrar en boxes y volver a salir con neumáticos blandos. Sin embargo, como eran cuarto y quinto, Ferrari decidió no arriesgar y mantener sus posiciones. El director del equipo, Mattia Binotto, declaró que no quisieron arriesgarse pero admitió que lo pensarán en situaciones similares en el futuro.

Con el cambio de reglas tan reciente, los equipos tardarán un tiempo en adaptarse y modificar sus estrategias en consecuencia. El factor de riesgo con una parada adicional ciertamente está allí porque si, por alguna razón, el cambio de llanta no va bien, se pueden perder todos los puntos. Lo que sí parece claro es que los tres principales equipos serán los beneficiados de la introducción de este punto extra, que será muy difícil que alguna vez recaiga en algún otro equipo.