Primera victoria de Charles Leclerc en F1 tras una gran carrera del monegasco ejecutando a una estrategia diferente a Vettel. Hamilton y Bottas han completado un podio fructuoso, ya que todo apuntaba a un claro doblete para los de Maranello. El recuerdo a Hubert, trágicamente fallecido ayer ha estado presente en todo el evento.

No es día de celebraciones ni de alegrías, pero si alguien estará hoy conteniendo su tristeza lo mejor posible es Leclerc, que ha tenido que esperar 13 carreras para estrenarse en F1 con una victoria, y no habrá sido por oportunidades. En Maranello ondeará la primera bandera de 2019, con un recuerdo amargo tras lo sucedido ayer, sumándole el estrecho lazo que unía a Leclerc con Jules, mentor y blanco de dedicatoria para una merecida victoria.

Sainz no ha podido durar ni dos vueltas, con un error de motor que le ha retrasado totalmente en la parrilla, haciéndole abandonar dos giros después, aunque Norris deja buena sensación, pero decepción en Woking, con un abandono en la última vuelta tras ir 5º. Verstappen, el héroe local ha abandonado en la primera curva tras un toque con Kimi.

Con una buena salida, el monegasco ha mantenido el liderato hasta la parada, con un Vettel que ha parado antes y le ha arrebatado el liderato superando también a los Mercedes, que han logrado un doble podio en un circuito técnicamente menos favorable para ellos. Albon, en su debut con Red Bull, ha logrado un 5º puesto que le deja en buen lugar tras completar 12 posiciones de remontada.

Gasly y Kyvat han traído dobles puntos para Toro Rosso tras el accidente de Giovinazzi en la última curva, que ha permitido al galo entrar en la zona de puntos. Un fin de semana con poca celebración, y que será recordado por la pérdida de un gran piloto y de una excelente persona a la que se le ha homenajeado de la mejor manera, con una buena carrera y un buen espectáculo para que su legado no caiga en el olvido.

Por ti Anthoine, siempre.