La categoría reina de monoplazas americanos, la IndyCar, ha anunciado esta mañana el regreso a la mítica pista de Road America, situada en el estado de Wisconsin. Tras muchos años de negociaciones, el año que viene la competición visitará de nuevo este circuito donde no corren desde 2007.


La organización de la IndyCar ha anunciado el acuerdo por la disputa de una de las pruebas del campeonato del 2016 en el mítico circuito de Road America, situado en Elkhart Lake, Wisconsin. Esta vieja pista se corrió desde los ochenta hasta 2007, donde en la Champ Car Sébastien Bourdais, actual piloto de la serie, se llevó el triunfo de la que sería la última edición hasta hoy.

De esta forma el año que viene el calendario dispondrá de una nueva cita muy especial en este circuito de 6.515km. Este evento se celebrará del 24 al 26 de junio, siendo la séptima prueba confirmada para el año que viene junto a St. Petersburg, Long Beach, Detroit, Boston y las dos citas en Indianápolis.

Derrik Walker, pese a dejar en el futuro su rol de presidente de Competición y Operaciones, declaró lo siguiente sobre este gran acuerdo: “Es una gran noticia el hecho de que el automovilismo vuelva al Road America. Es un circuito permanente clásico: extenso, con casi todo tipo de curvas desafiantes, diseñadas para hacer uso completo del terreno natural, lo cual es muy grande porque los espectadores verán mucho los coches de la IndyCar”.

Además, para terminar, también hay que destacar que en este futuro evento se celebrará también la carrera de la Indy Lights, la Pro Mazda y la USF2000, que junto a la Pirelli World Challenge serán las citas previas a la prueba de la IndyCar.