En medio de toda la tensión Márquez – Rossi, Jorge Lorenzo se ha subido al carro en cuestión de declaraciones. Tanto Márquez como Lorenzo llegan al “territorio comanche” donde saben que no son precisamente bien recibidos en este circuito dada la historia de piques y problemas con Valentino Rossi.

En la rueda de prensa y la atención a los medios que tubo lugar ayer jueves, como cada fin de semana de Gran Premio, el Espartano de MotoGP aseguró que Misano era una de sus pistas favoritas en cuanto a trazada; ya que lleva subiendo al podio desde 2008 aproximadamente. Y así lo ha demostrado en la primera tanda de libres que la categoría reina ha protagonizado en el circuito italiano; llegando a colocarse primero superando incluso su propia marca.

A pesar que las Ducati han volado durante la primera tanda de libres, lo cierto es que las oficiales italianas no han llegado al trazado a ciegas. Las desmosedici ya realizaron un test privado en el Circuito Marco Simoncelli donde solo han podido explicar que fue una jornada muy productiva y competitiva. Dichos entrenamientos sirvieron para realizar la puesta a punto de la moto en relación a este Gran Premio; lo que supone una cierta ventaja notoria en relación a los rivales.

No obstante, no podía faltar la pregunta referente a la afición. Mugello y San Marino son dos de los circuitos más complicados para los pilotos españoles; especialmente en relación a aquellos que han tenido una tensión directa con Valentino Rossi. La afición italiana ni perdona ni olvida, y así se lo han hecho entender a Jorge. El mallorquín fue muy claro y contundente: si me fijara en las gradas no sería piloto de MotoGP. Solo me fijo en lo que me viene, en la siguiente curva. Y es que parece ser que cada vez más el respeto por un piloto al evitar pitarlo se está perdiendo.

Finalmente, y a pesar de la tensión en el garaje, Lorenzo ha explicado que pese a las bajar y escasas oportunidades que tienen de alzarse con el título de campeón del mundo, si su compañero de equipo tuviera opciones su mentalidad sería apoyarle.

Si mi compañero tiene opción de ser campeón del mundo, mi mentalidad es la de apoyarlo. Porque si se acaba en mejores posiciones, la fábrica está mejor. Siempre miro por mi equipo y por la fábrica.

No obstante Jorge es realista y ha explicado que la posición más realista ahora mismo sería la segunda plaza en el mundial de motociclismo. Dovi y yo estamos más o menos igualados a puntos y queremos acabar lo más arriba posible. Seguramente lo más realista sea la segunda posición.

 

Copyright: Jorge Lorenzo.