Tras una temporada impecable, Jonathan Rea se proclamaba campeón del mundo de Superbike el sábado, en la primera carrera del fin de semana en Estoril. 

Lo de Jonathan Rea es de otro mundo. Nunca nadie antes había logrado dominar de una forma tan aplastante la categoría de Superbike. Es el piloto con más títulos de la historia de la categoría, superando los cuatro títulos que consiguió Carl Fogarty. El norirlandés ha ganado todos los títulos de forma consecutiva desde 2015, momento en el que fichó por Kawasaki. El romance entre Rea y la casa de Minato promete más celebraciones de este calibre, ya que de momento, la alianza se conservará hasta 2022, tal y como se anunció en el mes de junio.

Rea sentenció el título en el circuito de Estoril, que además era la última cita de este extraño y corto Mundial. Llegaba a tierras portuguesas necesitando solo tres puntos para ser campeón. La otra opción era que Scott Redding no ganase. Con el de Ducati último en parrilla tras caerse en la Superpole todo se puso a favor de Rea. Todo quedó rematado por el abandono de Redding en la Race 1, con lo que el norirlandés, que acabó cuarto, ya era campeón antes incluso de la caída de la bandera a cuadros. El turco Razgatlioglu fue el ganador de la manga. A falta de 16 giros, Redding se retiró por problemas mecánicos en su . Eso ya implicaba que Rea era campeón matemáticamente.

Jonathan Rea se proclama Campeón por sexta vez tras ganar once veces esta temporada y subirse diecisiete veces al podio. Con el Mundial ya finalizado, las cifras de Jonathan Rea quedan ya marcadas para la historia de este campeonato. Las cifras son de escándalo: 99 victorias, 185 podios, 27 poles y 304 carreras. 

Así, el Mundial WSBK terminaba con Rea, Redding y Davies como los tres mejores clasificados de la temporada. El octavo puesto de Forés le situó como mejor piloto de Kawasaki (Lowes se cayó), unos puntos que otorgaron el sexto mundial de constructores a la fábrica japonesa únicamente por 1 punto de ventaja frente a Ducati.

Tendremos que esperar a la temporada que viene para ver de nuevo una carrera del WorldSBK. Se acaba de terminar la temporada y ya la echamos de menos. Sin duda alguna, la categoría es – y promete ser el próximo año- emoción en estado puro.