Jorge Lorenzo no acaba de encontrar buenas sensaciones encima de la moto. Tras la decepción de Jerez, donde se esperaban mejoras, el sin fin de rumores que le sitúan fuera de Honda de cara a 2020 no ha cesado. Sin embargo, Honda ha decidido poner fin hoy a los rumores. 

Que Jorge Lorenzo no consigue adaptarse a la Honda no es ninguna novedad. Según la exclusiva publicada por el diario AS, Honda se plantearía bajar de la moto al cinco veces campeón del mundo si no perciben mejoras en las próximas carreras.

La noticia parece ser un Déjà Vu para el piloto de Palma. Ya en el pasado sufrió un ultimátum por parte de Ducati. Fue a raíz de las amenazas de la marca italiana cuando el 99, tras la polémica, consiguió varios podios y tres victorias (Italia, Cataluña y Austria), así como cuatro Pole positions. Ya era demasiado tarde, por aquel entonces. Ducati le dejó escapar y los buenos resultados acabaron por llegar.

“Personalmente nunca se me ha dado un ultimátum. Las dos partes sabemos que la conexión piloto-moto va a ser más complicada para conseguir resultados porque no está siendo una conexión natural” asegura Lorenzo. “Lo único que sé es que tengo dos años de contrato y es importante que seamos conscientes de que va a ser un proceso largo. Con tiempo y con kilómetros, iremos a positivo y habrá evoluciones a mejor”.

La marca no había ofrecido declaraciones hasta hoy, en los libres de Le Mans. Alberto Puig, director del equipo, ha puesto fin a los rumores, calificándolos como “una chorrada” y una “tontería”. “No está saliendo como pensábamos. Pero tiene que seguir probándolo, no hay más. No sé quién lo ha dicho, pero estamos pendientes de que vaya rápido, no de bajarlo de la moto. Lo que nos importa es que encuentre buenas sensaciones, queremos que vuelva a sus resultados normales, porque no lo está, y más teniendo en cuenta su potencial.”