Raúl Fernández y Sergio García han sido los más rápidos del viernes en la categoría de Moto3, mientras que Joe Roberts y Thomas Lüthi lo han sido en Moto2

Por fin ha finalizado la espera. A las 13:25 (hora local), daba comienzo el primer cronometrado de la temporada en el Circuito de Losail. La ausencia de la categoría reina por culpa del brote de Coronavirus, no dejó para nada con mal sabor de boca a los aficionados, que pudieron disfrutar de cuatro sesiones cronometradas llenas de emoción y buenas sensaciones.

Moto 3: Qatar, territorio español

Si bien explicábamos en nuestro artículo previo al GP de Qatar que hay una gran cantidad de pilotos con la etiqueta de ‘favorito’, lo hemos confirmado tras el primer día de acción en pista.

Durante la primera sesión del viernes, los pilotos de Moto3 rodaron muy rápido, tanto que incluso se pudo alcanzar un nuevo récord de velocidad punta en la categoría; Jaume Masià subió el listón a 244.3 km/h con su Honda. No obstante, el más rápido durante la FP1 fue Sergio García. El piloto de Burriana, flamante vencedor del último GP de 2019, finalizó la sesión con un tiempo de 2:05.407. Tras él, finalizó Tatsuki Suzuki, a 0.199. El top tres lo sentenció otro español, Alonso López, quien sigue quemando etapas en su adaptación a la Husqvarna.

La sesión de la tarde no defraudó y dejó un final más que emocionante y digno de la categoría inferior. El dominio de los españoles siguió; esta vez fue Raúl Fernández el encargado de dejar el listón bien alto con un tiempo de 2:04.577, seguido del surafricano Darryn Binder. El dominador de la FP1, Sergio García, lograba finalizar el primer día en la parte alta de la tabla, en la tercera plaza. Por su lado, otro de los aspirantes candidatos al título, Tony Arbolino, finalizaba en la sexta plaza. Jaume Masià, octavo.

Muy atrás veía caer la bandera a cuadros Gabriel Rodrigo, el dominador absoluto de los test de pretemporada disputados en Qatar la semana pasada. El hispano-argentino finalizó en decimoséptima plaza el primer día.

Moto 2: focos puestos en la categoría intermedia

La categoría de Moto 2 despertaba en Losail con un poco más de presión que de normal. Con la imposible llegada al país de los pilotos de MotoGP, la categoría intermedia jugará el papel de categoría reina durante todo el fin de semana. No obstante, la presión no pudo con los pilotos, que rodaron muy rápido brindándonos dos sesiones extremadamente reñidas.

La FP1 finalizó con Tom Lüthi como dominador. La veteranía es un grado y se encargó de demostrarlo dejando el listón bien alto con un tiempo de 1:59.168. No obstante, cinco pilotos estuvieron comprendidos en la misma décima. Luthi superó por tan solo 17 milésimas a Jorge Martín y por 47 a un imparable Arón Canet, que no deja de sorprender en sus primeros pasos como rookie de la categoría. Tras ellos, finalizó otro español: Augusto Fernández. El top 5 se cerraba con otra de las sensaciones: el estadounidense Joe Roberts.

La FP2, ya bajo los focos, dejaba a Joe Roberts como dominador del viernes. Durante gran parte de la sesión fue el español Augusto Fernández quien se mantuvo en la parte más alta de la tabla para luego sufrir una caída limpia, sin consecuencias. No obstante, a falta de tres minutos para finalizar la sesión empezaba una batalla reñida por el dominio de la sesión. Primero era Luca Marini quien destronaba al español, pero poco le duró el liderato al italiano, que vio como Roberts pulverizaba el cronómetro bajando el tiempo a 1:58.421. Marco Bezzecchi y Marini finalizaban el viernes en segunda y tercera plaza, respectivamente.

Tras dos caídas durante la sesión, Lüthi, el dominador de la sesión mañanera, finalizaba en undécima posición. Justo por delante se situaba Jorge Martín, cerrando el top 10. Jorge Navarro y Arón Canet también tuvieron problemas en la sesión nocturna, finalizando en la duodécima y decimocuarta posición, respectivamente.

La otra cara de la moneda llegó con Xavi Vierge, que tras finalizar en decimosexta plaza por la mañana, logró acabar la FP2 quinto, logrando un hueco en la Q2 del sábado.

Tendremos que esperar al sábado y al domingo para saber quienes serán los pilotos más rápidos. Lo que está claro, es que ambas categorías prometen dar la emoción necesaria para rellenar el vacío que deja la ausencia de la categoría de MotoGP.