Victoria de Petrucci. Márquez salva el liderato. Carrera espectacular desde el inicio, en el que las Ducati han demostrado que Mugello es su territorio. Un Márquez que no daba nada por perdido y un Rins que tiraba de pundonor, nos han hecho vibrar hasta la última vuelta.

Gran inicio de carrera en una salida limpia.  Márquez, como era de suponer ha liderado desde la vuelta 1, perseguido por Dovicioso que adelantaba 7 posiciones y Petrucci. Mala salida de Maverick Viñales. Toca remontar y apelar a la épica.

Rins a base de vueltas rápidas presentaba su candidatura a pelear por el podio, remontando ni más ni menos que diez posiciones a falta de 20 vueltas. Es triste ver a Rossi y Lorenzo batiéndose el cobre en las posiciones 15º y 16ª respectivamente. Las nuevas generaciones no tienen compasión esta temporada en Moto GP. Más aun con el susto del Doctor junto con Mir quedando relagado a la posición 22º.

Festival de adelantamientos a falta de 18 vueltas. Las Ducati huelen sangre y se ensañan con Márquez, que baja hasta la quinta posición. El grupo de cabeza se ha vuelto loco. Dovicioso y Pretucci han demostrado por qué Mugello es territorio Ducati. Jack Miller cierra a estas alturas el podium, con bastante mérito al llevar una moto satélite.

Nos acercabamos a la mitad de la carrera y estaba siendo una disputa emocionante, plástica y sin cuartel. Pocas vueltas antes llegaba la sorpresa al ver caer a Valentino. El Doctor no se lo terminaba de creer y se lamentaba al lado de su moto.

Rins no quería dejar a las Ducati respirar. Alternancia continua con Dovicioso y Petrucci. Márquez seguía como espectador de lujo. No terminaba de encontrarse cómodo. A falta de 14 vueltas llegaba lo impensable, lo imposible, Rins primero. Se miran las Ducatti, y como si se pusieran de acuerdo, rodean a Rins y lo destruyen en pista relegándolo a la tercera posición.  Viñales y Quartararo intentan aguantar dentro del top 10.

La clave del buen rendimiento de Rins en este gran premio es la elección de los neumáticos. Va más duro que las Ducati y eso hace que consiga aguantar el ritmo lo suficiente, como para no quedarse atrás. Su disputa ahora es con Márquez. Intenta que la sangría de puntos sea lo menos dolorosa posible. De momento Marc aguanta tercero a falta de 11 vueltas.

Nueve vueltas para el final y Marc piensa vender cara su derrota. Ducati juega en casa y Petrucci parece que tiene su día. El grupo de cabeza, compuesto por cinco pilotos, se queda huérfano de Miller sin mayores consecuencias, aparte de la decepción evidente del piloto. Quedan cuatro pilotos para tres plazas a falta de siete vueltas. Carrera tensa, interesante. Hay que mantener la mente fría.

Recta final. Quedan cuatro vueltas. Petrucci sigue al mando en busca de su primera victoria, seguido por Dovicioso y Márquez. Rins en cuarto lugar intenta no quedarse descolgado.

Última vuelta de infarto.  Marc Márquez estuvo incluso liderando hasta que finalmente cedió la victoria a Petrucci que ha hecho un trabajo fantástico. Márquez se cuela entre las Ducati para salva el liderato y defender unos puntos importantísimos de cara al final del mundial. Espectáculo en estado puro. Sin duda los espectadores de Mugello pueden decir sin lugar a dudas, “por estas cosas me encantan las motos”. Gracias por el espectáculo. Toca despedir el GP de Italia en todo lo alto.