Fernando Alonso ha volcado mientras disputaba la Lichtenburg 400 preparando el Dakar 2020. Pese a los daños ha seguido en carrera marcando tiempos competitivos hasta completar la prueba.

Alonso, copilotado por Marc Coma, disputa su primera prueba en raids, la Lichtenburg 400 de Sudáfrica con el objetivo de seguir ganando experiencia de cara al Dakar 2020. Esta prueba es la penúltima puntuable para el Campeonato de Sudáfrica de Rally Raids.

Antes de los primeros test, Toyota tenía previsto que Alonso y Coma participaran como coche 0 aunque las buenas sensaciones de esos días de test les hicieron cambiar de idea y se inscribieron como participantes para competir en la prueba sudafricana.

Vuelco y más de 20 minutos perdidos en el primer bucle.

El Toyota Hilux #331 que pilota el asturiano marcó el tercer mejor tiempo en el tramo clasificatorio del viernes que constaba de 55 kilómetros. Sin embargo, esta mañana antes de pasar por el primer punto cronometrado, volcaron perdiendo cerca de ocho minutos.

Imagen
Fernando Alonso volcaba en los primeros compases del rally. Vía @daizct

Con este accidente quedaba dañada la parte delantera del Toyot Hilux así como el parabrisas, lo que permitía que el aire y polvo se introdujesen en coche dificultando la conducción. Aun con estos problemas, los españoles decidieron continuar para acumular experiencia y marcaron tiempos competitivos en los posteriores puntos intermedios, aunque ya acumulaban mucho tiempo perdido.

Otro parabrisas dañado en el segundo bucle.

Al término del primer bucle, en el que perdieron más de 25 minutos respecto al mejor tiempo, los mecánicos de Toyota repararon el parabrisas dañado para que pudieran continuar. De hecho, Alonso y Coma tomaron la salida del segundo bucle, de recorrido idéntico al primero, 20 minutos antes de lo previsto ya que decidieron no participar de forma competitiva.

Con pista libre en el segundo bucle marcaron tiempos similares a los conseguidos por los pilotos más rápidos del primero, dejando buenas sensaciones. Con ese registro solo fueron superados por Lategan, De Villiers y Visser, quedando por delante del resto de pilotos FIA.

Esta segunda sección del rally tampoco estuvo exenta de sobresaltos. Mientras competían chocaron con un ave que dañó, como al comienzo de la prueba, el parabrisas. A pesar de este nuevo incidente, marcaron un mejor tiempo en meta que el obtenido la primera ocasión.

De esta forma terminaba la primera toma de contacto de la pareja española en competición, que además ha sido el primer rally raid de Fernando Alonso. Aunque los problemas han lastrado al Toyota #331, han demostrado estar al nivel de los mejores pilotos con buenos tiempos, dejando también buenas sensaciones ante una posible participación en el Dakar 2020.