El Consejo de Administración del Groupe Renault se reunirá de forma urgente para abordar la situación de su presidente, Carlos Ghosn, detenido ayer en Tokio y la petición pública de destitución inmediata por parte de Nissan, uno de sus principales socios.

Las noticias sobre la mala gestión financiera del presidente y director ejecutivo de la compañía se empezaron a difundir ayer lunes a primera hora a partir de una investigación interna. El consejero delegado de Nissan, Hiroto Saikawa, reveló que, según las informaciones que había recabado, Ghosn había cometido varias irregularidades en la Bolsa de Tokio.

El todavía hoy máximo mandatario del grupo fue arrestado horas más tarde por una comitiva policial ordenada por la fiscalía del distrito de Tokio tras comprobarse los delitos que apuntaba la investigación interna de Nissan. El director de Renault, Greg Kelly, también fue detenido en la capital nipona y las acciones de la compañía cayeron más de un 8% en bolsa.

Nissan solicitó al Groupe Renault, formado por la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi, el cese inmediato de Ghosn y de Kelly. En un comunicado, el fabricante japonés manifesta que “Durante muchos años, tanto Ghosn como Kelly, han estado falseando el informe de valores de la Bolsa de Tokio. Nissan ha estado proporcionando información a la Oficina de la Fiscalía de Japón y ambos hemos cooperado en la investigación

Tras estas muestras de mala conducta, Saikawa solicita la destitución de ambos de sus respectivos cargos. Además, Nissan expresó “su disculpa más profunda por causar una gran preocupación a sus accionistas y partes interesadas. Continuaremos con nuestra obligación de identificar los problemas de gobernabilidad y corrupción para tomar las medidas necesarias”.

Otra de las partes implicadas, Mitsubishi, respalda a Nissan en su solicitud de destitución. “En respuesta a la detención de Ghosn dada su mala conducta al frente de nuestra compañía, propondremos a la junta directiva su destitución inmediata” manifestó la empresa japonesa.

Desde Francia se convocó una reunión de urgencia para escuchar las explicaciones de Ghosn y luego tomar una decisión. De momento, Renault sólo ha hecho público que Philippe Lagayette, director independiente de Renault, junto con los consejeros delegados Marie-Annick Darmaillac y Patrick Thomas, tomarán las riendas de la compañía mientras no se resuelve la situación de Ghosn y de Kelly.

Queda por ver como podría afectar toda esta situación a la sección de competición de Renault y más en concreto a su equipo de Formula 1, al que había regresado tras unos años de ausencia con el objetivo de volver a ganar el campeonato. El director Renault Sport Racing, Jerome Stoll, hombre de confianza de Ghosn, iba a ser sustituido por Thierry Koskas en 2019 pero todo podría cambiar con un relevo en la presidencia del grupo.