Antonio Felix Da Costa ha reconocido que el incidente con su compañero de equipo, Alexander Sims, en el ePrix de Marrakech fue culpa suya y ha pedido perdón al BMW Andretti.

El equipo estaba cerca de conseguir un sensacional doblete que iba a confirmar que están siendo los mejores en este inicio de temporada cuando Da Costa y Sims se tocaron. El portugués había liderado gran parte de la carrera tras haber superado a Sam Bird (Envision Virgin) y con su compañero de equipo por detrás tenía la oportunidad de tomar una importante ventaja en la clasificación del campeonato.

En la recta final de la carrera, antes de llegar en la curva 7 de izquierdas, los dos pilotos del BMW Andetti se situaron en paralelo. Da Costa, que iba por dentro, frenó demasiado tarde y se fue directo contra el muro, obligando a Sims, que iba por fuera, a salirse de la trazada para evitar un choque. El hasta ese momento líder del campeonato quedaba fuera de carrera y se producía un nuevo golpe de efecto en la carrera.

Jerome d’Ambrosio (Mahindra Racing) lo aprovechó para tomar la cabeza y tras resistir a los ataques de los perseguidores consiguió una victoria que lo convirtió en el nuevo líder en detrimento de Da Costa. Sims, por su parte, pudo continuar en pista y se rehízo del incidente para acabar en cuarta posición.

Tras la carrera, Da Costa reconoció que había sido culpa suya y asumió toda la responsabilidad. “Lo siento, eso es un error y un error que viene solo de mí. Es terriblemente frustrante en esta historia porque perdimos una victoria, perdimos un doblete, e incluso si me hubiera ido fuera yo sólo, Alex podría haber ganado la carrera. Le negué la victoria y le negué al equipo un doblete. Me siento muy mal“, explicó.

Da Costa, en un acto de humildad no demasiado habitual en el automovilismo de competición, también admitió que Sims fue más rápido que él en Marrakech y que se merecía la victoria. “Fue más rápido hoy, especialmente en ese momento. En las últimas 15 vueltas, tenía más ritmo que yo. Debería haber asumido eso y dejarlo ir. No lo hice y no está bien” admitió el piloto portugués.

La honestidad de Da Costa para admitir su propio error es digna de aplaudir teniendo en cuenta lo que perdió en Marrakech. Estando en una situación preferente tras la primera carrera, lo hubiera tenido fácil para cargar contra el equipo y contra su compañero por haber puesto en riesgo su situación, pero prefirió explicarlo tal como fue. Esperemos que más pilotos de esta y de otras categorías tomen el ejemplo en el futuro.