Cal Crutchlow (LCR Honda) intenta llegar a tiempo para el primer test de pretemporada de MotoGP 2019 que se va a celebrar en el circuito de Sepang la próxima semana.

La última vez que Crutchlow se subió a una MotoGP fue a finales de octubre en Phillip Island, dónde sufrió una fuerte caída en la curva 1 durante la sesión de FP2 que lo dejo sin competir el resto de la temporada 2018. Tras el accidente, el británico se sometió a múltiples cirugías y se está recuperando en su casa de San Diego en Estados Unidos.

Crutchlow todavía no ha subido a la moto durante los últimos tres meses, pero ha empezado a montar en bicicleta y se encuentra en la recta final de su proceso de recuperación. El piloto de Honda espera llegar a tiempo para el test de Sepang que se va a celebrar entre el miércoles 6 de febrero y el viernes 8 la semana que viene.

No es el único piloto lesionado de Honda ya que ya está confirmado Jorge Lorenzo se va a perder esta primera prueba oficial por lesión aunque todavía no se ha anunciado ningún reemplazo hasta el momento. Además, el campeón del mundo Marc Márquez también se está recuperando de la intervención quirúrgica en su hombro. Tan sólo el compañero de Crutchlow en el LCR Honda, Takaaki Nakagami, llegará en plena forma a Malasia.

En una entrevista que concedió a Motorcycle News, Crutchlow habló sobre la gravedad de su lesión y el procedimiento que los médicos han seguido para que se recupere. “Al principio, sabía que era una lesión grave. Se llama fractura de Pilon y es de lo peor que puedes tener, ya que se produce por los movimientos de rotación. Tuvieron que operarme y tengo dos placas en mi tibia, una en el interior y otra en el centro. No me taparon el peroné y eso es lo que parece estar causando el dolor que ahora estoy sufriendo. Pero no había otra manera”, explicó el inglés.

Crutchlow reconoce que ha tenido lesiones graves, pero ninguna como esta. “Como corredor, pensaba que en dos semanas podría volver a pilotar. Pero ahora han pasado nueve semanas y solo puedo caminar y hasta incluso cuando lo hago todavía tengo dolor. Me he informado sobre las fracturas de Pilon y lo normal es estar 12 meses para volver a caminar. Me he curado milagrosamente teniendo en cuenta que ahora hago 25 horas semanales de bicicleta sin ningún dolor“.

Ha habido momentos en los que pensé que nunca podría volver a pilotar. Pero siempre tuve el deseo de seguir entrenando con el fisio. Quería seguir compitiendo y quería volver a MotoGP. Pensé que el tobillo nunca iba a mejorar en medio de la recuperación. No podía caminar, tenía mucho dolor y perdía mucho movimiento. Al final todo ha mejorado“, añadió.

Teniendo en cuenta todo lo que le ha pasado al piloto a sus 33 años, el primer objetivo que tendrá será volver a subirse a la Honda y volver a sentir la moto más allá de perseguir los tiempos de vuelta. “No me hago ilusiones ni tengo presiones porque no tengo ningún objetivo para el inicio de la temporada. Ya lo hemos hablado con Honda y con el equipo. Mi objetivo en el test será simplemente disfrutar de la conducción de nuevo”, afirmó Crutchlow.

No voy a estar en el top 5 en el primer test. Necesito reencontrarme con la moto y ponerla a punto con los mecánicos. Si eso significa estar en la posición 15, pues seré el 15. Aunque evidentemente no tengo la intención de estar en el puesto 15 en todo el año, tengo la intención de volver a ganar carreras“, concluyó el piloto británico.