Si una de las cosas por las que Marc Márquez será recordado en el mundo del motociclismo, a parte de sus evidentes hechos y su actitud imparable, será por la forma en la que el catalán salva gran parte de las caídas que, a ojos de todos, acabarían por los suelos. Y este ha sido el caso de Cal Crutchlow.

Márquez nos regaló una hazaña impresionante durante los entrenamientos del sábado en el Gran Premi Monster Energy de Catalunya. El de Cervera entró en la última curva del trazado algo pasado y, lo que parecía una caída clarísima, acabó siendo una salvada por todo lo alto gracias a su rodilla derecha y a su evidente flexibidad. El de Honda no se fue al suelo debido a su habilidad de poder hacer palanca con su extremidad; que quedó completamente girada hasta dos ocasiones.

Este nuevo titular de Márquez ha llegado a boca de Crutchlow; quien ha considerado que el resto de la parrilla de MotoGP parece “idiota” en comparación a su pilotaje y su forma de salvas lo insalvable.

Lo peor de todo es que tenemos que lidiar con las salvadas que Marc hace en cada gran premio. Nos hace parecer idiotas a los demás. Imaginaros cuantas veces estuvo a punto de caerse en Le Mans, y compararlo con las veces que los demás rodamos por el suelo.

Y lo cierto es que Crutchlow protagonizó una tremenda caída en el trazado francés que le mantuvo en un interrogante para poder disputar la carrera. Después de toda la noche en el hospital y bajo observación médica, el inglés pudo competir para finalizar en octava posición. En Montmeló también fue protagonista de dos caídas el mismo día, el sábado, aunque acabó la carrera cuarto, por detrás de Valentino Rossi, y a casi diez segundos de Jorge Lorenzo.

Cal Crutchlow reconoce que imitar el pilotaje de Márquez es muy complicado. Bajo el parecer del piloto de Honda, Rossi es el piloto que más se le parece; aunque ya fue el propio 46 quien reconoció que debió volver a aprender e imitar a Márquez si quería volver a luchar por las victorias junto al de Cervera.