A falta de dos semanas para otro Gran Premio, el de Alemania, Honda ha realizado otro test privado en el inicio de las vacaciones de verano que los pilotos y equipos de MotoGP tienen durante este descanso. Era el propio líder de la general quien anunciaba esta nueva sesión cerrada de pruebas. También ha sido el 93 de MotoGP quien ha liderado esta jornada de entrenamientos.

https://www.instagram.com/p/BkxeFHjjaRr/?taken-by=marcmarquez93

Durante el transcurso de los tests de Barcelona, Honda quiso probar un chasis diferente para comprobar y desarrollar su evolución cara la temporada 2019. Ahora en Brno, República Checa, han estado buscando novedades para evolucionar la RC213V. En este test también rodaba Dani Pedrosa, como piloto oficial, aunque a diferencia de Márquez no ha buscado innovaciones ni sensaciones nuevas para la montura de 2019.

En el caso del barcelonés, el objetivo se centró en mejorar las sensaciones para el resto de la temporada; así como realizar una puesta a punto de la moto para recuperar las posiciones delanteras que le corresponden en la parrilla. Pedrosa solo ha podido probar piezas de 2018; ya que los de la siguiente temporada corresponden a los test que Jorge Lorenzo deberá realizar en Cheste; día siguiente del final del mundial de motociclismo.

En el test privado de la marca nipona también estaban presenten los pilotos satélites de la escudería: Cal Crutchlow, Thomas Luthi y Takaaki Nakagami. A demás, el test también ha contado con la participación de los pilotos del Marc VDS, de Moto2, Álex Márquez y Joan Mir. Los pilotos no han podido comentar sus sensaciones hasta el momento. Solo el menor de los Márquez; quien ha publicado en su cuenta oficial de Twitter las buenas condiciones mientras realizaba los giros.

Por su parte, el italiano Franco Morbidelli no ha podido ser parte de esta sesión de pruebas por su aún latente recuperación de su mano izquierda.