Dos meses después del final de temporada y con los equipos realizando los últimos preparativos antes de los tests de Cheste, repasamos todo lo que ha dado de sí la temporada y seleccionamos a los 10 pilotos que han rendido mejor en el estreno de la segunda generación de la Formula E.

Desde su nacimiento en septiembre de 2014 en las calles de Pekín, la Formula E ha ido creciendo año tras año hasta hacerse un hueco como una de las categorías más atractivas y seguidas del automovilismo a nivel mundial. El nivel de la parrilla, la presencia de algunos de los fabricantes de coches más importantes del mundo y el espectáculo en pista han dotado de prestigio a una categoría que fue (y sigue siéndolo en menor medida) criticada desde sus inicios.

La 2ª Generación: Un gran paso tecnológico

Esta temporada ha sido, en muchos aspectos, la mejor de la historia de la Formula E y la que más ha contribuído a la consolidación de este campeonato en la élite de los monoplazas. La igualdad en el campeonato, las luchas en pista y las carreras impredecibles han contribuído, sin duda, pero hay un factor que ha destacado por encima del resto.

La clave del éxito de la última temporada de Formula E ha sido el Spark SRT05E, el vehículo que ha permitido que la potencia máxima de la categoría haya pasado de los 200 a los 250 kW y que es capaz de completar la distancia de carrera sin que los pilotos tengan que parar en boxes para saltar de un coche a otro. La velocidad máxima, además, ha pasado de los 225 km/h del SRT01 a los 280 km/h. Como era de esperar, los tiempos de vuelta de los años anteriores fueron pulverizados, tal y como quedó patente desde el segundo ePrix de la temporada en Marrakech.

Carreras emocionantes y (¿demasiado?) caóticas

A pesar del avance técnico que ha supuesto el SRT05E con respecto a su antecesor, todo campeonato necesita que las carreras sean atractivas para el espectador y que haya espectáculo. La Formula E sabe mucho de esto, y siempre ha brindado duelos al límite y luchas igualadas hasta el final.

Esta temporada no ha sido la excepción, y la igualdad ha sido la norma: 9 pilotos se han repartido las 13 victorias y 16 de los 25 pilotos que han participado se han subido al podio. Durante la primera mitad de temporada, el liderato de la general iba cambiando en prácticamente cada carrera y el campeonato llegó a su desenlace en Nueva York con 8 pilotos con opciones matemáticas.

Sin embargo, no todo son buenas noticias para la Formula E. El nuevo coche, además de ser más potente, eficiente y rápido; también es más grande. Esto se ha traducido en más de una montonera que ha obligado a parar carreras en la primera vuelta. El problema es evidente: algunos de los circuitos son demasiado estrechos para el monoplaza de 2ª generación. Los escenarios deben adaptarse a la nueva realidad del campeonato y la organización tiene el trabajo de evitar que la pista se bloquee al inicio de las carreras. Evitar que la primera curva de los circuitos no sea un embudo (véase Berna) también es un cambio que ayudaría al campeonato. De momento, lo que se ha podido ver de los futuros circuitos de Seúl y Londres hace pensar que se está trabajando en la dirección correcta.

Pero no solo se puede culpar a los circuitos de esta situación. En más de una ocasión, y tal y como ha criticado parte de la parrilla, el comportamiento de los pilotos en pista ha estado muy por debajo de lo que se espera de una categoría profesional con algunos de los mejores pilotos del mundo. En más de una ocasión se han visto maniobras muy poco inteligentes que han acabado con alguien en el muro.

Es evidente que a todo aficionado le gusta que los pilotos arriesguen y que las carreras no sean procesiones. No obstante, muchos estarán de acuerdo en que la primera carrera de Nueva York fue, por momentos, bochornosa. La fibra de carbono volando constantemente y los choques incesantes no fueron la mejor imagen que podría dar el campeonato. Desde dirección de carrera deben cortarse de raíz estas actitudes, pues la (lícita) mentalidad de ‘dejar correr a los pilotos’ no debe implicar que estos conduzcan como si estuviesen en los coches de choque. 

Los 10 mejores de la temporada


Por último, procedemos a compartir nuestra selección de los diez mejores pilotos de la temporada 2018-19 de Formula E, basada no tan solo en los resultados sino en las sensaciones y el rendimiento en relación al equipo en el que pilotaban.

10. Maximilian Günther (Dragon Racing)

Posición final: 17º (20 puntos) – Victorias: 0 – Podios: 0 – Poles: 0

Con un programa parcial y en el poco competitivo Dragon, el rookie alemán ha completado una temporada positiva, con varias actuaciones sólidas y dos quintos puestos que le han permitido superar claramente en la general a su compañero ‘Pechito’ López. Con la confirmación de su fichaje por BMW, el alemán tendrá una gran ocasión de pelear por cosas grandes tras su fichaje por la marca teutona.

9. Daniel Abt (Audi Sport Abt Schaeffler) 

Posición final: 7º (95 puntos) – Victorias: 0 – Podios: 2 – Poles: 0

En su quinta temporada en el campeonato, Daniel Abt sigue sin consolidarse como un piloto a tener en cuenta para las luchas por títulos. El de Audi ha vuelto a ser claramente superado por su compañero y se tiene que conformar con la séptima plaza de la general, lejos de sus cifras de la 2017-18. Sin embargo, Abt ha completado una temporada constante, siendo el piloto con menos carreras fuera de los puntos (dos) y con dos presencias en el podio.

8. Andre Lotterer (DS Techeetah)

Posición final: 8º (86 puntos) – Victorias: 0 – Podios: 2 – Poles: 1

En su segundo año en la categoría, el mito de la resistencia Lotterer ha conseguido resultados positivos y ha completado muy buenas carreras. Su posición en el campeonato no hace justicia a su rendimiento, pues cayó en la tabla tras no puntuar en las últimas cuatro carreras por causas ajenas a su pilotaje. Además, el alemán mereció y perdió injustamente la victoria en Hong Kong. Porsche cuenta, por tanto, con uno de los mayores talentos de la parrilla para irrumpir por todo lo alto en su debut.

7. Antonio Félix Da Costa (BMW iAndretti Motorsport)

Posición final: 6º (99 puntos) – Victorias: 1 – Podios: 4 – Poles: 1

Tras la primera carrera de la temporada en Ad-Diriyah, con victoria del portugués, todo hacía indicar que el campeonato podría estar dominado por BMW y por Da Costa. Nada más lejos de la realidad: la irregularidad, tanto por errores propios como por causas ajenas, no tardó en alejarle de la lucha por el título y se ha tenido que conformar con 4 podios y la sexta posición en la general. Unos resultados que se antojan decepcionantes con respecto a las expectativas del equipo, pero que no dejan de ser los mejores de la trayectoria de Da Costa y suficientes para (muy probablemente) ganarse un asiento en Techeetah.

6. Pascal Wehrlein (Mahindra Racing)

Posición final: 12º (58 puntos) – Victorias: 0 – Podios: 1 – Poles: 1

Uno de los debuts más esperados de la temporada, que tuvo que ser pospuesto por las obligaciones contractuales de Mercedes, fue el de Pascal Wehrlein. El alemán renunció a la Formula 1 por falta de oportunidades y ha encontrado en la categoría eléctrica un hueco en el que rehacer su carrera. Con un podio, una Pole, presencias regulares en los puntos y algún duelo hasta el final por la victoria; el alemán puede despedir su debut con la cabeza alta y esperar seguir progresando en la 2019-20.

5. Oliver Rowland (Nissan e.Dams)

Posición final: 10º (71 puntos) – Victorias: 0 – Podios: 2 – Poles: 3

El rookie del año. En su primera temporada completa en la Formula E, y a pesar de que fue llamado por el equipo como reemplazo ‘de última hora’ de Alex Albon; el británico ha sabido estar a la altura de las circunstancias y sacar buenos resultados de un Nissan inconstante, rápido en quali pero con dificultades para mantener la competitividad en carrera. Además, ha sido capaz de soportar la presión de compartir box con uno de los mejores pilotos de la parrilla, del cual hablaremos a continuación.

4. Sébastien Buemi (Nissan e.Dams)

Posición final: 2º (119 puntos) – Victorias: 1 – Podios: 4 – Poles: 3

La temporada del campeón de la 2015-16 ha tenido una clara progresión ascendente. Al igual que su compañero, el ritmo y la eficiencia en carrera tardaron en llegar. El suizo, además, cometió un error de pilotaje impropio que le privó del podio en Santiago. Buemi, sin embargo, supo recuperarse del mal inicio puntuando regularmente y, de manera increíble, llegó a la última carrera con opciones de título y se ha hecho con el subcampeonato. Toda una declaración de intenciones para la próxima temporada si Nissan da con la tecla desde el inicio.

3. Lucas Di Grassi (Audi Sport Abt Schaeffler)

Posición final: 3º (108 puntos) – Victorias: 2 – Podios: 3 – Poles: 0

El que siempre está ahí: Di Grassi ha acabado entre los 3 primeros en todas las temporadas de la Formula E, ha ganado al menos una carrera en cada edición del campeonato (gesta que solo comparte con Sam Bird). Esta vez no ha sido menos, y el brasileño, un año más con Audi, se ha llevado las victorias en México y Berlín pilotando de manera excepcional y ha sido quien le ha apretado las tuercas a Vergne en la general durante toda la temporada.

2. Mitch Evans (Panasonic Jaguar Racing)

Posición final: 5º (105 puntos) – Victorias: 1 – Podios: 3 – Poles: 0

En su tercera temporada en la Formula E, Evans ha sido capaz de poner por fin a Jaguar en lo más alto. Desde el principio, el neozelandés destacó por su regularidad, acabando las siete primeras carreras en los puntos, incluyendo la victoria en Roma ante todo un Lotterer. Con dos podios más, Evans llegó a la última carrera en segunda posición del campeonato, y ha dejado más que patente que es alguien a tener en cuenta en la lucha por el título el año que viene.

1. Jean-Éric Vergne (DS Techeetah)

Posición final: 1º (136 puntos) – Victorias: 3 – Podios: 5 – Poles: 1

La primera posición, como era de esperar, estaba reservada al campeón, a la única persona capaz de repetir título en la Formula E. Vergne, a pesar de una pequeña mala racha al principio de la temporada, ha sido el justo vencedor del campeonato y ha vuelto a reafirmarse como uno de los mejores pilotos de monoplazas en la actualidad. Nunca se sabrá qué hubiese sido de él de haber seguido en la Formula 1, pero es evidente que la categoría eléctrica es ahora su sitio, donde está brillando por méritos propios y podrá seguir haciéndolo en los próximos años. La Formula E ya tiene a su primera leyenda.

La temporada 2019-20 de Formula E dará comienzo el 22 de noviembre en Ad-Diriyah. Por el momento, muchos equipos todavía no han confirmado su alineación, y algunos monoplazas ya están empezando a ver la luz por primera vez. Afortunadamente para los más impacientes, las incógnitas empezarán a resolverse del 15 al 18 de octubre en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste, sede una vez más de los tests de pretemporada.