La segunda prueba de la Formula E en Diriyah llegó a su fin de forma abrupta tras desencadenarse un abandono y dos accidentes. Todas las incidencias se generaron casi simultáneamente y dirección de carrera sacó la bandera roja primando la seguridad ante todo.

Era la vuelta 26 de carrera y restaban más de 10 minutos para la bandera a cuadros. En primer lugar, Sébastien Buemi se detuvo cerca de un puesto de comisarios, de ahí que se estableciera un full course yellow. A continuación, y en la misma vuelta, se produjo el accidente entre Tom Blomqvist y Max Gunther y, aunque el primero pudo seguir, el de BMW se quedó en una escapatoria de asfalto.

Un tercer accidente sucedió en el mismo punto unos segundos después. La consecución de estas situaciones obligó a sacar el coche de seguridad y posteriormente imponer un régimen de bandera roja con el que acabaría la prueba.

Alex Lynn vuela y acaba boca abajo

Unos segundos después del choque entre Blomqvist y Gunther se produjo el accidente entre Alex Lynn y Mitch Evans. En el video publicado por el campeonato, se observa al fondo de la imagen como Lynn comienza la maniobra de adelantamiento antes de que el panel de bandera amarilla se ilumine, por lo que no hay irregularidades en su movimiento.

El accidente anterior obliga a sacar la bandera amarilla inmediatamente en la curva en cuestión. Pero, Lynn y Evans venían rodando muy cerca de ellos. Tanto que el de Mahindra intenta el adelantamiento llegando a la zona del accidente segundos antes de que aparezca la bandera amarilla.

En ese movimiento es arrinconado contra el muro por un Evans que deja sin espacio al Mahindra. Esta es una de las normas básicas en competición: deja siempre espacio a tu rival. Un suceso similar tuvo lugar en Bahrein, durante la carrera larga de F2 de 2020. En ella, Nikita Mazepin echó de la pista a su rival, una acción por la que fue penalizado.

Después de ser arrinconado contra el muro, el Mahindra y el Jaguar contactan esquina con esquina, de tal modo que el primero se eleva sobre el suelo efectuando un vuelo que recuerda al que sufrió Mark Webber en Valencia.

Edición Rafa Mohedano. Copyright: FIA Formula E, LaSexta, Pinterest

¿Y si…?

El vuelco se podría haber evitado. Si Alex Lynn hubiera esperado unos segundos para efectuar la maniobra de adelantamiento hubiera visto el panel luminoso amarillo y no habría intentado rebasar a su rival, pues está prohibido bajo bandera amarilla

Pudo ser peor. Por otro lado, las consecuencias de esta acción podrían haber sido peores si el coche volcado de Lynn hubiera colisionado con el de Gunther, que estaba parado en la escapatoria.

Las medidas de seguridad no fallaron. En cualquier caso, no hubo fallos en la seguridad, pues justo después del primer incidente se establece la bandera amarilla. Y, aunque a Lynn no le da tiempo a evitar el adelantamiento, toda la seguridad funcionó, tanto los muros del circuito como el diseño del propio monoplaza, que cuenta con un punto más elevado y resistente para proteger al piloto en caso de vuelco.

Sin imágenes y… ¿sin información?

Se trata de un accidente del que no se han tenido imágenes hasta el día de hoy. La FIA y el campeonato han decidido no hacer público el video hasta que no se conociera el estado de Lynn. Una vez el piloto ha abandonado el hospital al que fue trasladado se ha esclarecido lo sucedido.

Se trata de una política que se está aplicando en los campeonatos FIA desde hace unos años. Si se produce un accidente grave se dejan de emitir imágenes del lugar del suceso hasta conocer la situación del piloto. El ejemplo más reciente fue el accidente de Romain Grosjean en el GP de Bahrein, donde no se supo nada hasta ver cómo el piloto estaba hablando con los médicos.

Sin embargo, en el E-Prix de Diriyah no se informó de qué pilotos estaban involucrados en el accidente ni qué estaba pasando. De hecho, los propios comentaristas mostraron su sorpresa al ver la bandera roja, pues el abandono de Gunther y Buemi no parecían de gravedad como para suspender la carrera.

En este aspecto la FIA debe seguir mejorando. La delicadeza con la que se tratan estos accidentes y la no difusión de las imágenes hasta conocer las consecuencias es una actitud muy correcta y respetuosa con los pilotos involucrados. Sin embargo, aunque no se muestren imágenes, es necesario que no se pierda información, debiendo mantener al espectador al tanto de todo lo que está sucediendo en el circuito.

Cómo evitar este tipo de accidentes.

La Fórmula E se ha caracterizado por competir en trazados sinuosos, estrechos y, casi siempre urbanos. Estas características no solo perjudican al espectáculo, por la dificultad de adelantar, sino que obligan a los pilotos a arriesgar más para ganar posiciones.

Si, el circuito de Diriyah hubiera contado con una pista algo más ancha o con escapatorias laterales se habría evitado este suceso. Sin embargo, imponer estas condiciones nos haría tachar muchos circuitos del calendario actual y dificultaría a la Formula E visitar algunos enclaves que carecen de amplitud en sus trazados.

Imagen
Alex Lynn recibe el alta médica y abandona el hospital. Copyright: FIA Formula E

Con este nuevo accidente se ha demostrado una vez más que la FIA trabaja en la dirección correcta en términos de seguridad y difusión de imágenes, pero se debe seguir trabajando para que los circuitos sean más seguros y se mantenga informado al espectador de lo que sucede en el circuito.