Los comisarios del Gran Premio de los Estados Unidos anunciaron ayer por la noche dos penalizaciones por movimientos antideportivos durante la carrera. Jean-Éric Vergne ha perdido la novena posición en la clasificación y a Pérez se le sumarán siete puestos en la parrilla de Interlagos.


Bastantes movimientos polémicos, ayer en la carrera del Circuito de las Américas. Las intensas batallas sobretodo vividas al final de la carrera provocaron la queja de algunos pilotos y Vergne y Pérez han sufrido las consecuencias. Los comisarios anunciaron ayer por la noche que el piloto de Toro Rosso perdería la novena posición conseguida al sumarle cinco segundos adicionales a los resultados, en beneficio del Lotus de Pastor Maldonado.

Precisamente Vergne ha sido penalizado por el movimiento sobre el otro Lotus, el de Grosjean, a quien en una batalla en las vueltas finales le echó de pista cuando ambos salían de la primera curva. El francés se quejó del movimiento del piloto de Toro Rosso argumentando que encima de haberle echado de la pista le rompía un apéndice aerodinámico que le impidió recuperar el ritmo. Grosjean acabó la carrera sin poder recuperar la posición y saliéndose repetidamente de la trazada.

La cuenta de Twitter del equipo Lotus hizo broma del incidente colgando una fotografía de Grosjean “molesto por lo que le había hecho a su coche”, mencionando la cuenta de Jean-Éric Vergne:

 

Sergio Pérez, por su cuenta, ha recibido una penalización más contundente. En la primera vuelta, intentando adelantar Adrian Sutil, tocó el Ferrari de Räikkönen por detrás, perdió el control de su monoplaza y embistió el Sauber del alemán, provocando su abandono y la salida del Coche de Seguridad. El mejicano volvió a box con la suspensión rota y aparcó su coche para dar por finalizada la que para él era su carrera de casa.

La acción del piloto de Force India ha sido contestada con una adición de siete plazas en la parrilla para la siguiente carrera y dos puntos menos para su “carnet por puntos” de la FIA.