Trabajan juntamente con la organización de la IndyCar para una posible implantación de cara a un futuro.


La seguridad de los monoplazas es una de las temáticas que más ha estado en el orden del día en los últimos tiempos en la F1. La introducción del Halo no ha contentado a todo el mundo y pese a ser una pieza en su fase de iniciación, la FIA no cierra puertas a otras vías.

La IndyCar estrenó, este pasado jueves en los test celebrados en el óvalo de Phoenix, el “windscreen”. Es la solución que la competición quiere adoptar en términos de seguridad, para proteger las cabezas de los pilotos. Una especie de cúpula que ha llamado la atención de la FIA, que seguirá su evolución de cerca.

Scott Dixon no dejó malas palabras después de haber probado el windscreen, aunque se quejó un poco de la visibilidad cuando el sol está cayendo. La visión por la noche dijo que fue “buena”. La FIA desestimó en su día las dos cúpulas que probaron para finalmente decantarse por el Halo. A palabras de Laurent Mekies, delegado de seguridad de la FIA, trabajan con distintas categorías del motor para optimizar la seguridad: “Trabajamos junto al resto de accionistas de motor. Cuatro veces al año nos reunimos en nuestro grupo de investigación con todos los principales agentes para investigar la seguridad. Así que hablamos con la IndyCar, la NASCAR, los Supercars australianos… Somos completamente conscientes de lo que cada uno está haciendo”, afirmaba Laurent.

Así es la visión desde la cámara On Board de Scott Dixon:

El delegado de la FIA adelantaba que pronto se reunirán con los encargados de la IndyCar para discutir sobre el tema: “Es muy bueno que la IndyCar esté poniendo energía en intentar desarrollar soluciones y quizás un día puedan complementar el trabajo que estamos haciendo. Hablaremos con ellos muy pronto, en un par de semanas”, decía el delegado de la FIA.

Además, afirma que el trabajo de desarrollo del Halo y del windscreen puede beneficiar a cada una de las soluciones adoptadas: “Hemos pedido a la IndyCar que haga pruebas de impacto en sus soluciones basadas en las pruebas que hemos hecho. Se está yendo en ambas direcciones, así que una podría beneficiar a la otra y viceversa”.

Sobre las cúpulas que probó la FIA en los monoplazas de F1, Mekies apunta a una protección menor que la que aporta el Halo: “El ‘escudo’ que probamos en Silverstone el año pasado tenía un nivel de protección ligeramente menor”.

La principal dificultad que Laurent Mekies encuentra en el aspecto de seguridad es la unión de las distintas visiones que tiene cada categoría del motor. “Cada una trata de conseguir frenar un riesgo distinto, tan válido como cualquier otro: Uno de los aspectos principales a tener en cuenta es saber de qué quieres protegerte. No hay una verdad absoluta sobre ello, nadie se equivoca y nadie está en lo cierto. Puedes elegir de qué quieres protegerte y después de eso tienes que aceptar que, si pasa algo más aparte de eso, no servirá”.

El windscreen de la Indy está previsto ser implantado de cara a 2019, aunque no se descarta verlo a final de este año. Por su parte, la FIA ya ha implantado el Halo para la presente temporada en F1, F2 y en un futuro, también quiere que esté presente en la Fórmula E y categorías inferiores como la Fórmula 3 americana.

Foto: Media IndyCar