12 carreras son las que llevamos de este mundial 2018 de Fórmula 1. Un mundial destacado por muchas cosas: El gran nivel de Ferrari, la disputa entre los ‘cavalino rampante’ y las flechas plateadas, el mal rendimiento del motor Renault, el jugo que le está sacando Pierre Gasly al Toro Rosso, Charles Leclerc… Esta temporada hay muchas razones por las que los aficionados a la F1 deberían ver todas y cada una de las carreras.

Hay muchas, es la verdad. Lo que también es cierto es que Williams no está en ese pack y es que la escudería dirigida por Claire Williams es el peor equipo de la temporada. Es triste que un equipo histórico como el de la ‘W’ esté tan mal, pero una dirección paupérrima, un presupuesto bajo y pilotos de “dudosa” calidad hace que estén en la cola con tan solo 4 puntos a mediados de temporada.

¿Quien recuerda aquel Williams ganador de Nigel Mansell? Pues seguramente todo el equipo, porque es la ceniza de una escudería que ahora cuenta en su haber con Lance Stroll y Sergey Sirotkin, dos pilotos de categoría en los estamentos inferiores, pero que la F1 se les ha hecho grande. Grande a nivel de calidad, porque lo que es a nivel de bolsillo… Y digo esto porque ya es oficial que Lawrence Stroll es el nuevo propietario de Force India y parece más que una obviedad que Lance estará en las filas del equipo rosado. Es un movimiento más que lícito, al final la Fórmula 1 no es más que un negocio donde se mueven intereses.

Lance, al menos ha sido el único piloto del equipo que ha traído puntos a casa. Sirotkin no ha logrado acabar entre los 10 primeros en ningún GP, de hecho no ha pisado la Q3 en una sola ocasión.

SERGEY SIROTKIN

El piloto ruso de 22 años parecía ser una de las grandes promesas del automovilismo mundial. Comenzando en la Fórmula Abarth en 2010 disputando tan solo seis carreras y logrando 12 puntos y continuando con los 175 que lograba en 2011 y que le servían para hacerse con el primer campeonato de fórmulas de su carrera.

Sirotkin pronto daba el paso a la Fórmula 3 italiana y más adelante a la Fórmula Renault donde entró en gracia a los de Enstone y lo ficharon para su programa de jóvenes pilotos. Desde 2014 alternaba una categoría inferior con ser piloto de pruebas hasta que este año Williams le daba una oportunidad.

Llámalo dinero, llámalo calidad, pero en 12 carreras Sirotkin ha logrado su mejor resultado en el Red Bull Ring, en el GP de Austria. El ruso acabó el fin de semana en la 13ª posición. Lugar en la parilla que no volvería a repetir y es que ha cosechado:

  • tres abandonos (Australia, Azerbaiyán, Alemania)
  • una 17ª posición (Canadá)
  • dos 16ª posiciones (Mónaco y Hungría)
  • tres 15ª posiciones (Bahréin, China y Francia)
  • dos 14ª posiciones (España y Gran Bretaña)
  • una 13ª posición (Austria)

Esto es síntoma de un equipo que está muerto, que necesita reconstruirse y volver a sentir la ilusión y las ganas de hacer grandes cosas. También puede significar que es un equipo con grandes problemas de dinero y que tiene unos pilotos que aportan más dinero que calidad. También es cierto que no se puede o no es justo valorar el trabajo de dos pilotos cuando el equipo está pensando más en enviar mensajes de ‘Whatsapp’ sobre si la cena está hecha o no a estar al tanto de una clasificación. Una pena.

Williams Martini Racing

LANCE STROLL

Es el momento de Lance ‘resultados variopintos’ Stroll. El piloto canadiense tiene su futuro asegurado en Fórmula 1. Lance es aquel piloto que ha tenido una ascensión meteórica, quizás tan meteórica que no está preparado para lo que se le ha venido encima.

Stroll empezó su andadura por los monoplazas en 2014, en la Florida Winter Series, categoría que alternaba con la Fórmula 4 italiana con el equipo Prema. Un buen coche fusionado con un piloto motivado hizo que en su primera temporada lograse el título. El pequeño Stroll disputaba 18 carreras de las cuales ganaba siete y subía al podio en 13, lo que le servia para obtener 331 puntos y hacerse con el campeonato.

Poco lo duraría la categoría italiana, el 2015 fue el primer año de Fórmula 3 Europea y Toyota Racing Series. En el campeonato europeo logró una victoria que le serviría para ser quinto. En la categoría de Toyota en cambio se hacía con cuatro primeros puestos que le servían para hacerse con el título de pilotos. 2015 también se subía por primera vez a un Fórmula 1.

2016 fue la temporada estrella del canadiense ganando la F3 con Prema. Ese resultado le abría las puertas a la Fórmula 1 donde en 2017 lograba 40 puntos y en lo que llevamos de temporada 18 tan solo ha conseguido cuatro.

Stroll ha tenido tal progresión meteórica que se ha podido ver superado. El mejor resultado del año fue la 8ª posición en Bakú, lugar donde el año pasado lograba su primer podio en la máxima categoría.

El piloto de Williams ha cosechado unos resultados de lo más variopintos:

  • tres abandonos (Canadá, Francia y Alemania)
  • dos 17ª posiciones (Mónaco y Hungría)
  • cuatro 14ª posiciones (Australia, Bahréin, China y Austria)
  • una 12ª posición (Gran Bretaña)
  • una 11ª posición (España)
  • una 8ª posición (Azerbaiyán)

Son resultados muy pobres para un equipo histórico de la Fórmula 1, aún así, tristemente son los mejores resultados del equipo en esta temporada. Es lo que le sirve para ser el peor equipo del mundial de constructores 2018. Williams es la décima escudería superada incluso por Sauber Alfa Romeo con un presupuesto inferior. Es el equipo que empezó mal y que no ha mejorado. Es el equipo que comenzó mal y ha ido a peor.

Queda aún mucha temporada por delante, pero se prevé un final de curso traumático en Williams. El equipo inglés parece estar más atento a quien sucederá de verdad a Frank Williams que no en qué hacer para ganar. Están más atentos a pasarse el marrón que en encontrar una solución. Es una situación complicada que se ha repetido en toda la temporada y que previsiblemente vaya empeorando porque los demás mejores y ellos no.