Sebastian Vettel reconoció que la estrategia de empezar con el compuesto blando perjudicó a Ferrari al final en el Gran Premio de Brasil de Formula 1 del pasado fin de semana.

Los dos Ferrari empezaron con el neumático blando en Interlagos. Parecía la mejor estrategia para la carrera, ya que en caso de lluvia tanto Vettel como Kimi Räikkönen podrían haber aguantado la segunda parte de la carrera.

Por el contrario, los pilotos de Mercedes y de Red Bull usaron el compuesto superblando ya utilitzado. Los Mercedes pasaron por boxes en las vueltas 19 y 20 respectivamente, mientras que los Red Bull se mantuvieron en pista hasta las vueltas 35 y 39. Acabaron aguantando más que Vettel y Räikkönen, que pararon en las 28 y 32. Red Bull había trabajado mejor con los superblandos y la estrategia de Ferrari no funcionó.

Además, Vettel tuvo problemas con los sensores al principio de la carrera y no pudo mantener el ritmo, lo que forzó a Ferrari a decantarse por Räikkönen, a quien Vettel tuvo incluso que dejar pasar. El finlandés terminó en el podio tras aguantar los ataques de Daniel Ricciardo, mientras que Vettel terminó sexto, último del Top 6, tras verse obligado a hacer una tercera parada debido al mal rendimiento de los neumáticos.

No fue una carrera fácil y no estoy contento con la sexta posición. Traté de dar lo mejor de mí, pero el coche era difícil de controlar y hasta tuve problemas en las rectas. Sinceramente, no fue una ventaja para nosotros empezar con los blandos porque los superblandos acabaron durando más de lo esperado. Aún así, la primera parte de la carrera iba bien”, declaró Vettel a los medios tras la carrera.

“En el segunda no fue tan bien, ya que por detrás de Hamilton no tenía referencias. Lewis y Valtteri trabajaron juntos para que no tuviera oportunidad de alcanzarlos y luego llegó Max y nos pasó por que era más rápido. Este año los Mercedes han sido mejores y sólo podemos felicitarlos”, añadió el alemán de Ferrari.

El director del equipo, Maurizio Arrivabene, explicó que los problemas con el sensor perjudicaron a Vettel y le impidieron luchar por el podio. Según él, el piloto tuvo que trabajar en diferentes configuraciones a lo largo de la carrera en lugar de centrarse en su ritmo y en intentar mejorar su posición.

El balance del fin de semana no fue nada positivo para la escudería italiana. Mercedes se llevó su quinto título consecutivo de constructores a falta de una carrera gracias a la victoria de Lewis Hamilton, que aprovechó la mala suerte de Max Verstappen. Valtteri Bottas, por su parte, acabó quinto.