Max Verstappen cree que si los monoplazas de Red Bull estuvieran propulsados ​​por unidades de potencia Mercedes “nadie les podría seguir”.

Aunque Renault fue la marca que suministró los motores a Red Bull los cuatro años consecutivos que la marca del toro ganó los mundiales de pilotos y de constructores, desde el inicio de la era híbrida la marca francesa sólo ha estado por delante de los Honda. Es por este motivo que Verstappen ha dicho que “lo único que tiene que mejorar el conjunto de su equipo es el motor” porque el chasis “es realmente bueno”.

Tres victorias sumó el equipo de la bebida energética la temporada 2017 (una de Ricciardo y dos de Verstappen) a pesar de ser durante la mayor parte de la temporada el tercer equipo. “Nuestro motor no es tan estable como el Ferrari y el Mercedes pero esto, evidentemente, no se debe a una sola causa porque sino se habría solucionado hace mucho tiempo”.

Sobre la configuración a las salidas, el piloto holandés ha explicado que “por alguna razón no funcionó”. El lado positivo según Verstappen es que “se pudo ver cómo el equipo puede darle la vuelta a las cosas rápidamente y eso me transmite confianza para pensar que vamos en la buena dirección para el futuro”.