La frase de que el enemigo está en casa toma cada vez más sentido cuando se habla de Sebastian Vettel y es que el alemán se dispara a si mismo en el pie en la lucha por el campeonato mundial. El de Ferrari lo ha comentado: “El mayor enemigo soy yo mismo”. 

Es fin de semana de Gran Premio de Singapur y, como es normal, el jueves es día de entrevistas y ruedas de prensa. Aunque los nombres más buscados por el ‘paddock’ son Kimi Raikkonen y Charles Leclerc, Sebastian Vettel también ha hablado y ha hecho autocrítica.

El alemán está luchando por el quinto mundial con Lewis Hamilton. El inglés está por delante con un coche que no es para nada mejor. El Mercedes y el Ferrari están por primera vez a la par y si el británico está por delante parece ser más por demérito de Sebastian Vettel que por mérito de Hamilton.

El inglés lo ha hecho muy bien, está siendo el piloto más fiable de toda la parrilla y eso es lo que le puede dar este mundial. Sebastian Vettel parece estar sufriendo de miedo escénico en la lucha por el título y él mismo está reconociendo que si no está al frente es quizás por errores suyos: “Es bastante sencillo, el mayor enemigos soy yo mismo y creo que tenemos un gran coche. Él es el líder en este momento, es el que está por delante y el que debe ganar, pero creo que tenemos posibilidades”.

Y realmente las tienen. El Ferrari ha demostrado ser un monoplaza muy fuerte y que, sin errores externos, suele ser muy fiable. Ahora la cosa está en que los pilotos acompañen: “Creo que es normal, hacemos muchas carreras y en algunas sentimos que podríamos haberlo hecho mejor. Creo que también hubo carreras en las que no deberíamos haberlo hecho tan bien y lo hicimos. Pero seguro que la peor fue Alemania“.

El tema Raikkonen también ha salido a la palestra y Vettel parece bastante triste de que el finlandés se vaya a Sauber porque dice tener una buena relación: “Una cosa son los números y resultados. Lo más importante es si eres compañero de equipo y el respeto que tienes el uno por el otro. Y, probablemente, el grado de mierda que hay entre uno y otro. Con Kimi ha sido cero desde el principio y no creo que cambie hasta el final“.

El próximo año tendrá como compañero a Charles Leclerc y está por ver si el monegasco hace de escudero o llega con ganas de revolucionar al equipo.