Durante la temporada pasada, Honda fue muy inferior a Chevrolet. La marca nipona, aunque ganó Indianápolis 500, sólo venció en siete de las 19 carreras que se celebraron. En este contexto, Scott Dixon fue el mejor posicionado dentro de los Honda.
Para esta temporada, la IndyCar ha acabado con la libertad de los aerokit, atenuando de esta forma la deficiencia de Honda. En este sentido Dixon ha comentado: “El Rendimiento del equipo es más bajo de lo que acostumbraba a ser. Pero creo que al principio de la temporada, verás a muchos más equipos con un bajo rendimiento al comenzar las competiciones”.

Precisamente, esta opinión contrasta con la del otro piloto líder de Honda, Ryan Hunter-Reay, de Andretti Autosport, quien ha restado importancia a la ventaja de Honda: “Diría que antes de Pocono el año pasado, Honda tenía una ventaja en el motor. Pero diría que ahora la competición está muy igualada. Ya nos ganaron algunas victorias en las últimas pruebas de la temporada pasada”.