AUTÓDROMO JOSÉ CARLOS PACE, SAO PAULO | Rubens Barrichello dice que temió no poder correr nunca más después de haber sido ingresado en Orlando, EUA, a finales de enero debido a un principio de AVC (problema en una vena de la parte trasera de la cabeza).

“Cuando fui ingresado, mi miedo era no poder tener más el placer de hacer lo que más me gusta [que es correr]. Estaba preocupado”, dijo el piloto en declaraciones recogidas el viernes tras quedar tercero en la clasificación de la Corrida de Duplas en Interlagos.

El ex piloto de F1 contó que después de recibir la alta probó un kart shifter para ver si continuaba con el mismo desempeño que tenía antes de su problema médico.

“Cuando me senté en el kart tuve que parar de correr después de cinco vueltas. Estaba dejando la visera mojada por dentro de tanto llorar. Nunca vi algo semejante. [Fue una emoción] ver que yo no había perdido nada, ningún sentimiento, ningún giro. Fue muy importante”, declaró.

Más allá del test con el kart, Barrichello necesitó ser dado de alta por el médico del Stock Car, Dino Altmann, para poder correr la prueba.

Finalmente, el brasileño pudo correr este fin de semana la Corrida de Duplas junto al portugués Filipe Albuquerque como compañero, quedando ambos en el segundo puesto tras una gran carrera del portugués y con un gran desempeño final de Rubinho que le dio un emocionante podio.

Texto original en portugués de Felipe Giacomelli. 

Traducción hecha por Eric Calduch.