Lewis Hamilton suma cinco campeonatos del mundo de Fórmula 1, 71 carreras ganadas y 81 poles. Datos que le permiten soñar y mirar hacia adelante para poder, algún día, alcanzar a la leyenda de Michael Schumacher.

El alemán fue siete veces campeón del mundo y es el piloto con más campeonatos en el bolsillo. Hasta el momento, su perseguidor más cercano era Juan Manuel Fangio que, en la década de los años 50, logró cinco títulos en ocho temporadas.

Tras asegurarse su quinto título en el GP de México, Hamilton ha igualado el registro del argentino y su próximo objetivo es Michael Schumacher para poder convertirse en el piloto con más títulos de la F1 de la historia.

Hamilton tiene ahora 33 años y le quedan dos más de contrato con Mercedes. El piloto británico ha mostrado motivación para alcanzar los récords de Schumacher.

“Soy muy, muy afortunado de estar aquí ahora, obviamente con más de lo que la mayoría de la gente tiene, y no lo doy por sentado. Si voy a tener o no la oportunidad de ganar más, quién sabe. Voy a darlo todo para hacerlo, pero creo que tengo que ir paso a paso”, dijo Hamilton.

“Las 91 victorias que tiene (Schumacher), por ejemplo, son muchas victorias. Supongo que a 20 ahora, ¿no? Todavía hay un largo camino por recorrer, pero estaré aquí algunos años más, así que espero poder, al menos, acercarme. Pero, aun así, Michael fue un genio en la forma en que se implementó en Ferrari y lo que hizo con ese equipo y sí, siempre seré un fanático de él.”

“Ha sido un año especial, creo que para todos, y supongo que solo puedo hablar por mí mismo, pero poder aprovechar tu creatividad es solo positivo, no hay aspectos negativos al respecto”.

“Naturalmente, la gente tendrá opiniones a favor y en contra de las cosas que uno hace, pero una cosa para mí y todos ustedes lo sabrán, es que no lo hago todo perfecto y no siempre digo las cosas correctas, pero una cosa que hago es ser yo mismo. Solo yo puedo vivir mi vida de la manera en que la vivo y nadie más puede manejarla, y trato de hacer lo correcto para ser lo mejor posible.”

“Tener estas oportunidades para hacer estas otras cosas, aprovechar una parte diferente de la mente, hacer estas cosas fuera de una carrera de forma natural, no tiene nada que ver con ser un piloto de carreras, pero creo que es mantener el cerebro estimulado y el conocimiento es poder. Así que, naturalmente, cuando estás aprendiendo cosas nuevas, cuando estás experimentando cosas nuevas, estás adquiriendo conocimiento a medida que viajas por el mundo y solo veo eso como algo positivo.”

A parte de su papel en la Fórmula 1, Hamilton destaca otros intereses como su figura de embajador de la marca de moda Tommy Hilfiger, como parte crucial para su victoria en el campeonato este año.

“Entonces trato de ser una esponja y absorber a personas como Tommy, quien ha construido una marca increíble. En última instancia, en mi lista, hay un nuevo sueño allí, hacer algo como lo que hizo dentro de ese negocio. Así que veremos cómo es dentro de 10 años”.