Este fin de semana, el Sonoma Raceway acogerá la última ronda de la IndyCar. Como sucedió en los últimos dos años en que la pista californiana fue sede de la final, el título aún no se ha decidido, y la lucha por llevarse a casa la Copa Astor va a ser apasionante.

La IndyCar ha sido a menudo un campeonato en el que los títulos se deciden en la última ronda. La igualdad entre equipos, así como la doble puntuación en la última carrera han sido esenciales para mantener viva la lucha por la corona hasta el último momento. Este año no es una excepción y hay seis pilotos que tienen opciones matemáticas.

Josef Newgarden: 1º – 560 puntos

Newgarden se ha mostrado sólido desde que comenzó el año, pero en la segunda mitad de la temporada mejoró y ha sido el mejor de la parrilla. El piloto ha tenido un buen desempeño en su debut en el equipo Penske y puede ganar el campeonato en su primer año pilotando para The Captain.

Su temporada comenzó de una manera bastante decente, y sólo tardó tres rondas en ganar su primera carrera para el equipo, pero un mal mes de mayo y un mediocre desempeño en óvalos le dejó algo lejos de los pilotos más constantes.

Sin embargo, esto cambió completamente en Toronto, donde se llevó su segunda victoria de la temporada e inició una magnífica racha de cuatro carreras (tres victorias y un segundo lugar), incluyendo una magnífica victoria en Gateway batiendo a uno de sus compañeros de equipo. Esto le puso en una gran posición para llevarse el título, pero, un desafortunado incidente en Watkins Glen ha complicado un poco sus opciones.

A pesar de eso, Newgarden sigue siendo el líder y depende de sí mismo para llevarse su primera corona. Sólo tiene que estar por delante de sus rivales, especialmente Dixon y Castroneves, para convertirse en campeón, e incluso podría permitirse perder alguna posición a sus rivales más lejanos y aun así ganar. Sus resultados anteriores en Sonoma, sin embargo, no han sido los mejores, con dos sextos lugares en cinco participaciones como su mejor resultado.

Scott Dixon: 2º – 557 puntos

Si la temporada de Dixon de este año tuviera que ser resumida en una palabra, esta sería constancia. A pesar de haber ganado sólo una vez, tiene siete podios y ha estado en el Top 10 en siempre, excepto en la Indy 500, donde obtuvo la Pole Positsion, pero estuvo involucrado en un escalofriante accidente con Jay Howard.

Con esos resultados, está en una buena posición para hacerse con su quinto Campeonato de la IndyCar, ya que también depende de sí mismo. Si gana, será campeón independientemente de lo que hagan sus rivales. El kiwi también es conocido por ser muy inteligente en pista y manejar situaciones clave sin cometer errores.

Si gana, no sería su primera vez consiguiendo el título en Sonoma sin llegar haber llegado allí en cabeza. Lo hizo en 2015, en una carrera que ganó evitando involucrarse en problemas y le arrebató el título a Juan Pablo Montoya en el desempate. Además de esta, tiene dos victorias más y ha subido al podio cuatro veces en esta pista.

Hélio Castroneves: 3º – 538 puntos

Castroneves es otro piloto cuyas opciones están vivas gracias a la falta de errores. Su temporada ha sido muy similar a la de Dixon, con sólo una victoria, tres podios y todas las carreras excepto una en el Top 10. También es el último contendiente que depende de sí mismo para obtener su corona. Necesita ganar y obtener los puntos de bonificación por liderar la mayor cantidad de vueltas para ser campeón independientemente de lo que haga Newgarden.

El piloto brasileño, sin embargo, nunca ha salido bien parado cuando ha tenido que luchar por el título en la última carrera, ya que ha llegado con posibilidades de ganar el campeonato en siete ocasiones y nunca lo ha logrado (en algunas de estas ocasiones, sus opciones eran en realidad mínimas). Esta pista, además, no es una de las mejores para sus aspiraciones, ya que sólo ha ganado allí una vez y su último podio fue en 2011.

Pero hay algo diferente este año. El reencuentro en la Victory Lane en Iowa por primera vez en más de tres años, y su magnífico rendimiento en la Indy 500, que le dejó muy cerca de su cuarta victoria en el Brickyard; hacen presagiar que algo podría cambiar este fin de semana, y el piloto de 42 años podría obtener su corona después de tantos intentos frustrados en lo que también podría ser su última temporada completa en la IndyCar.

4º: Simon Pagenaud – 526 puntos

Pese a no haber rendido tan bien como el año pasado, el vigente campeón todavía puede ganar su segundo título consecutivo. Con cuatro podios y una victoria, su primera en un circuito oval, su temporada también ha sido muy constante, pero algo peor que la de Castroneves y Dixon. Su peor momento fue la Indy 500 y la primera carrera en Detroit.

Con estos resultados, tendrá que esforzarse un poco más este fin de semana y esperar que sus rivales no estén en cabeza. Si obtiene todos los puntos posibles (104), algo que ya hizo el año pasado en una situación más fácil para ganar su primer título, necesitará que ni Newgarden ni Dixon sean segundos para alzarse con el segundo campeonato. Tal y como demostró el año pasado y en sus años en SPM, es capaz de hacerlo bien en Sonoma, pero necesita incluso más que un fin de semana perfecto para seguir luciendo el número 1 en su coche en 2018.

5º: Will Power – 492 puntos

La temporada de Power ha estado marcada por los altibajos. Ha ganado tres carreras, ha sido fuerte en óvalos y ha demostrado otra vez que él es el mejor calificador de la parrilla con seis Poles.

Sin embargo, sus malos resultados, algunos de ellos causados por sus propios errores (Long Beach, Gateway) y otros debido a circunstancias externas (St. Pete, Indy 500); le han dejado como el peor de los pilotos de Penske y sus posibilidades de conseguir su segundo título son realmente bajas. Si obtiene todos los puntos, necesita que Newgarden sea 13º o peor, Dixon 12º o peor, Castroneves sexto o peor y Pagenaud tercero o peor.

Sabiendo esto, el australiano sólo puede pilotar como nunca para ganar la carrera sin problemas y esperar que, por detrás, la situación se le complique a sus rivales, una tarea muy difícil sabiendo que hay cuatro pilotos por delante de él.

6º: Alexander Rossi – 476 puntos

Si Power lo tiene difícil, lo de Rossi es ya prácticamente imposible. Con una victoria y tres podios, su segunda temporada en la categoría ha sido muy buena, y el hecho llegar a la última carrera con opciones matemáticas ya es un gran logro.

Las posibilidades de Rossi son, básicamente, ganar la carrera y esperar que los 5 pilotos que están por delante en el campeonato tengan problemas y terminen en las últimas posiciones, lo que es probablemente un sueño inalcanzable. Sin embargo, ha estado fuerte en los circuitos ruteros esta temporada y puede intentar hacer todo lo posible y esperar que la suerte esté de su lado.

Pero la batalla por el título no va a ser lo único relevante de esta carrera: el piloto de Indy Lights Zachary Claman De Melo hará su debut en la categoría con RLL. Por otro lado, con la Silly Season de 2018 en curso y muchos lugares por confirmar, esta podría ser la última carrera (o, al menos, la última pilotando a tiempo completo) para Tony Kanaan, Castroneves y JR Hildebrand. Este final épico y repleto de incógnitas se resolverá el domingo 17 a las 3:30 PM hora local.

Hacer Comentario